MULTIMEDIOS DIGITAL
19 de mayo de 2016 / 10:19 a.m.

México.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) rechazó la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que considera que es una "unión precaria o cerrada a la comunicación de la vida que no asegura el futuro de la sociedad".

El martes pasado, en el marco de la lucha contra la homofobia, el mandatario envió al Congreso de la Unión un paquete de propuestas de ley en las que incluye como derecho humano el matrimonio igualitario, y una más para modificar el código civil federal, con el fin de que la unión se pueda realizar sin discriminación entre personas mayores a 18 años.

Al respecto, el Episcopado aseguró que valorará todas las propuestas y acciones que promuevan el reconocimiento y protección de los derechos y el deber que tiene cada individuo por respetar la dignidad de los demás.

Sin embargo, afirmó que lo creado nos precede y debe ser recibido como don, al tiempo que enfatizó que los seres humanos estamos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada.

Reconoció que en la actualidad existe una sociedad en la que ya no se advierte con claridad "la unión exclusiva e indisoluble entre un varón y una mujer", para cumplir la función social plena, por ser un compromiso estable y por hacer posible la fecundidad.

Al fijar su postura, Señaló que si bien reconoce la gran variedad de situaciones familiares de ahora que pueden brindar cierta estabilidad, las uniones entre personas del mismo sexo no pueden equipararse al matrimonio.

Frente a ello, afirmaron que "no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia".