AP
11 de enero de 2016 / 08:13 a.m.

México. — México comenzó el proceso para extraditar al narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán a Estados Unidos, dos días después de que el famoso fugitivo fue recapturado luego de una dramática cacería que duró meses y donde también hubo estrellas de cine, escapes por el drenaje y sangrientas balaceras.

Las autoridades advirtieron que el proceso de extradición del capo al vecino país del norte podría durar al menos varios meses mientras los abogados de Guzmán buscarán que su cliente se quede en México, de donde ya se fugó dos veces de prisión. Sin embargo, la disposición de México a extraditar al capo es un cambio radical de la posición que mantuvo tras su anterior captura en 2014.

La Procuraduría General de la República señaló el domingo en un comunicado que agentes mexicanos adscritos a la Interpol informaron al capo de las dos órdenes de su detención con fines de extradición en el penal de máxima seguridad del Altiplano, donde Guzmán está recluido y el mismo del que se fugó en 2015.

"Una vez desahogada la parte probatoria del procedimiento de extradición, los jueces emitirán una opinión jurídica y posteriormente se turnarán los expedientes a la Secretaría de Relaciones Exteriores, para que esta dependencia emita los acuerdos correspondientes".

La defensa tendrá tres días para presentar alegatos en contra de su eventual envío a Estados Unidos y luego 20 días para probarlos, más allá de la serie de otras alegaciones en las que ya trabaja.

El poderoso cártel de Sinaloa de Guzmán pasa de contrabando enormes cargamentos de cocaína y marihuana, además de fabricar y transportar metanfetaminas y heroína, sobre todo a Estados Unidos.

Varios estados de Estados Unidos tienen órdenes de búsqueda contra él y su huida del 11 de julio —la segunda de una prisión de máxima seguridad— afectó a las relaciones entre los dos países.

Funcionarios mexicanos han dicho que el proceso puede durar por lo menos varios meses. El abogado de Guzmán, Juan Pablo Badillo, declaró el sábado al diario Milenio que ya había presentado seis recursos.

Un funcionario federal que solicitó el anonimato dijo que lo más rápido que podría Guzmán ser extraditado serían seis meses, pero que es improbable por las apelaciones.

Badillo ha dicho que su cliente no debería ser extraditado a Estados Unidos porque México debe respetar "la soberanía nacional" y la autoridad de sus instituciones de justicia.