MILENIO DIGITAL
17 de diciembre de 2016 / 05:27 p.m.

CUERNAVACA.- El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) integró una comisión instructora que llevará el desahogo del juicio político iniciado por el Congreso del estado de Morelos contra el presidente municipal de la ciudad, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

La mañana de este sábado, a puerta cerrada 15 de 16 magistrados integrantes del pleno del TSJ, sesionaron para conocer y analizar el expediente enviado por los legisladores, y de forma privada, también dispusieron la comisión referida, que está presidida por la misma representante del Poder Judicial estatal, Carmen Verónica Cuevas, pero que no tiene fecha para reunirse.

"Este caso es como cualquier otro caso, en el que no tendríamos por qué explicarle a los medios cuáles son los plazos o los tiempos", manifestó.

En una breve rueda de prensa, la magistrada Cuevas se negó a ahondar en los plazos y tiempos de un juicio político, y también se negó a dar mayores detalles sobre cómo la comisión instructora iniciará los trabajos a pesar de que el Poder Judicial inició su periodo vacacional este jueves. "Yo quisiera que ustedes respetar el procedimiento", aseveró la magistrada a los reporteros que pedían más información.

"En esta sesión que se llevó a cabo no se habló de ningún plazo, solamente se le dio cuenta al pleno del escrito de Juicio Político que envió el Congreso del Estado, y como lo mandata la ley se formó la comisión instructora y esa comisión será la encargada de desarrollar lo conducente", apuntó.

Sin embargo, la jefa del TSJ indicó que pese a las versiones, el alcalde de Cuauhtémoc Blanco Bravo está protegido por la misma ley para que sus derechos se mantengan a salvo, particularmente en lo que a derecho de audiencia y defensa se refiere, garantizando así el debido proceso al que todo ciudadano tiene derecho, dijo.

Anunció que los magistrados que integrarán la comisión instructora, que decidirá si procede o no el juicio contra Blanco, serán Elda Flores, Manuel Díaz Carvajal y la misma Carmen Verónica Cuevas, quien indicó que Cuauhtémoc Blanco tiene a salvo sus derechos como cualquier otro ciudadano, por lo que se comprometió a que no habrá dudas sobre el debido proceso.