MULTIMEDIOS DIGITAL
13 de abril de 2016 / 02:18 p.m.

San Luis Potosí.- Eduardo Córdova Bautista, el sacerdote de San Luis Potosí acusado de abusar sexualmente a más de un centenar de menores de edad, es buscado por la Interpol en todo el mundo.

Este martes la Interpol emitió la alerta o ficha roja para la búsqueda del sacerdote pederasta, a dos años de la denuncia que se presentó de manera pública y luego ante la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE).

Eduardo Córdova es acusado de haber abusado sexualmente de menores, mientras que fungía como representante legal de la Arquidiócesis de San Luis Potosí.

Los cargos contra el cura son acusaciones de abuso sexual calificado, corrupción de menores o que no tienen el la capacidad de comprender el significado del hecho o personas que no tiene capacidad de resistirlo, violación equiparada y privación ilegal de la libertad.

Eduardo Córdova Bautista
Eduardo Córdova es acusado de haber abusado sexualmente de menores | CORTESÍA

De acuerdo a la ficha roja de la Interpol, Córdova Bautista tiene 56 años de edad, mide 1.72 metros, tiene el cabello entrecano y los ojos verdes.

El hombre, quien gozó de la protección de la Arquidiócesis de San Luis Potosí e incluso se desempeñó como su representante legal, habría abusado durante años de adolescentes que fueron sus alumnos en distintos colegios católicos privados, así como en el ejercicio del sacerdocio, según la denuncia pública que hicieron varias de sus víctimas en mayo de 2014.

Poco antes, en abril del mismo año, el ex sacerdote Alberto Athié denunció que el religioso habría abusado sexualmente de unos cien menores y que el proceso ya había sido llevado al Vaticano, donde se determinó retirarlo del ministerio.

Para junio de 2014 el acusado fue retirado del sacerdocio y señalado como pederasta por el Vaticano.

Eduardo Córdova Bautista
Ciudadanos de SLP colocaron espectaculares con la imagen de Eduardo Córdova | ESPECIAL

PERFIL DEL SACERDOTE

Por números, malicia, alevosía y métodos empleados, Eduardo Córdova Bautista es con toda probabilidad el más grande pederasta en la historia de la Iglesia católica en México, uno cuyo daño causado, temen autoridades eclesiásticas, rebasa por mucho al de Marcial Maciel, depuesto y desconocido fundador de los Legionarios de Cristo.

CONCLUSIONES DEL CASO 

1. Drogaba a sus víctimas.

2. Padece una patología sexual incurable.

3. Fue protegido, al menos tácitamente, por la jerarquía católica de San Luis Potosí desde la década de los 90.

4. Tres arzobispos están bajo sospecha de no haber actuado cuando debieron.

5. Abusó de no menos de 120 adolescentes, aunque se cree que en las próximas semanas irán emergiendo más casos.

6. Su caída tiene su origen en casa: fue la propia arquidiócesis la que lo denunció ante la Procuraduría General de Justicia del estado en atención a la Ley Federal de Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de 2011, pero solo porque hubiera sido un delito de complicidad no denunciarlo.

7. La denuncia representa un parteaguas legal en las relaciones Iglesia-Estado. Es la primera vez que la Iglesia católica pone a disposición de la justicia a uno de sus integrantes de forma expedita. Hoy, todos los documentos legales del caso —el expediente remitido por el Vaticano— están a disposición de las autoridades.