reuters
28 de abril de 2015 / 01:48 p.m.

México, D.F.- El Gobierno de México recibirá del banco central poco más de 2 mil millones de dólares para destinar a gasto público, una medida que ayudaría a acelerar la economía justo cuando el país sufre una caída de sus ingresos por exportaciones petroleras.

En una operación no vista desde hace seis años, la Secretaría de Hacienda dijo el martes que recibirá 31 mil 449 millones de pesos (2 mil 65 millones de dólares) de ingresos extraordinarios del banco central, remanentes del año fiscal 2014, para programas y proyectos de infraestructura en el 2016.

La última vez en que el Banco de México (central) dio una mano a las finanzas del Gobierno Federal fue en el 2009, cuando transfirió 95 mil millones de pesos que permitieron compensar ese año menores ingresos petroleros y tributarios.

"Estos recursos representan, por su naturaleza, un ingreso extraordinario para el Gobierno Federal", dijo la Secretaría en un comunicado, en el que aclaró que se privilegiarán proyectos de inversión público-privada.

Los bajos precios internacionales del crudo y un ritmo moderado en la economía local en un lento entorno mundial, obligaron al gobierno mexicano a adoptar algunas medidas extraordinarias para sortear los baches en el camino.

A principios del año, el Gobierno anunció un recorte al presupuesto del 2015 equivalente a un 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y anunció uno similar para el 2016.

A fines de marzo, un funcionario de Hacienda dijo que se estaba revisando el gasto y la estructura de casi 900 programas del Gobierno para el 2016.

Pese al recorte del gasto previsto para este año, el autónomo banco central no prevé un impacto significativo en el crecimiento de la segunda economía de América Latina.

El Gobierno espera este año una expansión del PIB de entre un 3.2 y un 4.2 por ciento. Más conservador, el banco central mantiene un pronóstico de entre 2.5 y 3.5 por ciento.

La transferencia de los recursos está contemplada en las leyes de instituto emisor, que al no tener propósito de lucro debe entregar al Gobierno el total de su remanente de operación una vez constituidas las reservas previstas en la propia ley.