8 de enero de 2015 / 01:10 a.m.

Chilpancingo.- Integrantes de la CETEG irrumpieron la tarde de hoy en el Congreso local, en las instalaciones del INE, oficinas de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), el Palacio de Gobierno y la Sección XIV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Las actividades se realizaron de manera sorpresiva y rápida, lo que la avanzada de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) consiguió porque movilizó un grupo de máximo 30 personas que se desplazaron en cuatro camionetas oficiales.

Casi a las 14:00 horas, la avanzada del magisterio salió del campamento que mantiene en la plaza central desde el 8 de octubre de 2014.

El primer punto en que se concentró fue la subsecretaría de Finanzas de la SEG, en donde desalojaron al personal y procedieron a pintar en sus paredes el número 43, que es el emblema principal del movimiento que reivindica el esclarecimiento de los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre en Iguala.

La misma operación se desarrolló en las oficinas centrales, ubicadas en la avenida de la Juventud de la colonia Burócratas, posteriormente acudieron al Consejo Distrital 07 del Instituto Nacional Electoral (INE) para cerciorarse de que permaneciera cerrado.

De ahí se retiraron satisfechos porque el inmueble no ha retomado sus actividades, tras la irrupción en el módulo de credencialización de la colonia 20 de noviembre.

En el Congreso local se cabildeaba la orden del día que desahogarían los diputados en la primera sesión del año, sin embargo, por usos y costumbres el encuentro parlamentario no se desarrolló a partir de las 11:00 horas, como convocó la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Arismendi Campos en la última sesión de 2014.

Eran las 15:00 horas cuando la avanzada llegó hacia las instalaciones del Poder Legislativo, cerró las calles que lo rodean y se introdujo en el área del estacionamiento.

Todos los vehículos fueron rayados con el 43 en cofres y puertas, pese a la inconformidad de algunos choferes.

Una vez que no quedó camioneta sin pintar, los profesores establecieron que era momento de retirarse.

Salieron casi a la par con los trabajadores que eran desalojados con la advertencia de que el inmueble debería quedar clausurado.

Luego, tocó el turno al Palacio de Gobierno, cuya puerta principal fue reforzada por gruesas de metal que no fueron violadas por los mentores, que se limitaron a realizar pintas y declarar que la sede oficial del Poder Ejecutivo local había quedado convertida en su fachada en algo similar a un penal.

La siguiente escala fue la sección XIV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), en donde desalojaron al personal entre gritos de "charros traidores".

El secretario general, José Hilario Ruiz Estrada fue visto por la avanzada pero no se animaron a lanzarse contra él, iba rodeado de un grupo de colaboradores entre los que había mujeres y hombres.

Cuando emprendía la retirada a bordo de un auto tipo Tsuru, los disidentes intentaron alcanzarlo corriendo, sin embargo, el chofer imprimió velocidad a la unidad y avanzó en sentido contrario, lo que hizo declinar a los cetegistas.

La huida del líder del ala institucional de la sección XIV incrementó la molestia, por eso varios de los manifestantes lanzaron piedras contra los ventanales del edificio, cada cristal quebrado generó una ovación para el autor del daño.

Pronunciamiento a fuerzas

Eran ya las 16:00 horas cuando los profesores abandonaron la sección XIV del SNTE y dejaron intacta las instalaciones de la Ciudad Judicial.

Regresaron hacia la mancha urbana, ingresaron por la lateral del boulevard Vicente Guerrero, siguieron por la avenida Lázaro Cárdenas y posteriormente ingresaron hacia Juan N. Álvarez.

En la vuelta del monumento Unidos por Guerrero se toparon con el diputado federal Jorge Salgado Parra, quien también es secretario general del PRD estatal y aspirante a la presidencia municipal de Chilpancingo.

Salgado Parra bajó de la camioneta en que se trasladaba, saludó de mano a los dirigentes de la avanzada y escuchó las arengas de los mismos, quienes en los altavoces lo acusaban de ser uno de los cuadros políticos más encumbrados del gobernador con licencia, Ángel Aguirre Rivero.

"No tiene vergüenza y ahora anda declarando que su padrino político regresará muy pronto a la política", le señalaron.

El legislador hizo uso de la palabra y en un mensaje muy breve les manifestó que estaba en la disposición de escucharlos, les dio las gracias por la apertura y se puso a sus órdenes.

Cuando regresó hacia la unidad la encontró rayada con el número 43, forzó una sonrisa y posteriormente se retiró.

La jornada para los mentores culminó en el estacionamiento del mercado central Baltazar R. Leyva Mancilla, lugar en el que distribuyeron volantes y pidieron el respaldo de los comerciantes locales. 

FOTO: MILENIO

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN