NOTIMEX
1 de mayo de 2017 / 09:14 a.m.

TOKIO.- Japón envió hoy un portahelicópteros de su Fuerza de Autodefensa Marítima para escoltar y proteger a un buque de abastecimiento estadounidense, la primera misión de este tipo desde que el país asiático promulgó su nueva legislación de seguridad en marzo de 2016.

Fuentes del Ministerio de Defensa dijeron que el portahelicópteros "Izumo" se encontrará con el navío norteamericano de abastecimiento en aguas frente a la prefectura de Chiba, en la costa japonesa del Pacífico, y navegarán hasta las proximidades de la isla de Shikoku antes de separarse el martes.

El Izumo continuará en un viaje de tres meses hasta las Filipinas y otros lugares.

Según medios locales, la ministra de Defensa, Tomomi Inada, emitió la orden en respuesta a una petición de la parte estadounidense.

El portahelicópteros zarpó de la base de Yokosuka, en la prefectura de Kanagawa (al suroeste de Tokio), la madrugada de este lunes para escoltar al buque estadunidense desde las aguas de la península de Boso (cerca de la capital japonesa) hasta la isla de Shikoku, una de las cuatro principales del país.

La nueva legislación de seguridad que entró en vigor en marzo del año pasado permite a las Fuerzas de Autodefensa proteger a barcos de guerra de países aliados como Estados Unidos, y que participen en la defensa de Japón. Es la primera vez que se lleva a cabo una misión de estas características.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y hasta la aprobación de la nueva ley, los marineros japoneses no podían proteger a las fuerzas aliadas porque el uso de sus armas había sido restringido a la autodefensa.

La Fuerza Marítima de Autodefensa participó en unas maniobras conjuntas con el grupo de ataque liderado por el portaviones estadounidense Carl Vinson que terminaron el pasado sábado.

El Izumo se incorporó al servicio hace dos años y, con 248 metros de eslora y 38 de manga, es el buque de guerra más grande de Japón. Transporta hasta nueve helicópteros, combina funciones de portaaviones ligero y buque de asalto anfibio y aloja alrededor de 470 militares.

La última misión es vista como una muestra de la cooperación entre las fuerzas japonesas y estadunidenses para contrarrestar a Corea del Norte, indicó Nikkei Asian Review.