IRAM OVIEDO
21 de agosto de 2015 / 08:00 a.m.

Coahuila.-  Los más de 60 niños jornaleros rescatados en el municipio de Ramos Arizpe recibían una paga diaria de 100 pesos, de acuerdo a testimonios de los propio menores.

Los menores de entre ocho a 17 años recibían tal sueldo por una jornada de nueve horas, que contemplaba sólo dos comidas: a la una y a las seis de la tarde; por las mañanas solo se les daba café y una pieza de pan por persona. Durante el transcurso del día tomaban agua con sal, para evitar que se deshidrataran.

La semana laboral era de lunes a domingo, este último día sólo trabajan hasta mediodía; dormían en el piso, encima de colchonetas ubicadas en galerones que están aledaños a sus áreas de trabajo.

Para alrededor de 200 menores, la mayoría de hombres, sólo se cuenta con dos baños, uno para mujeres y uno para hombres y dos áreas de regaderas sin agua caliente.

El rescate de los menores de realizó por parte de las autoridades del estado de Coahuila, en los predios denominados El Pedregal y Santa Cruz,  ubicados en el Ejido El Higo y pertenecen a la empresa Prokarne, propiedad de Oscar Lozano Chávez; en el primero de estos sitios los menores realizaban labores de selección y empaque de legumbres.

Por estos hechos fueron detenidas tres personas, identificadas como Roberto Martínez García de 50 años, Pedro Cisneros Rodríguez de 36 y Juan Gerardo Castillo de 39, quienes remitieron ante la Procuraduría General de Justicia del Estado donde se abrió una carpeta de investigación para deslindar responsabilidades y sancionar a los responsables.

Los menores son originarios de Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo y San Luis Potosí, en donde son reclutados a través de anuncios en los medios de comunicación y trasladados en camiones hasta esta entidad.

Los jornaleros manifestaron tener entre uno y cuatro meses laborando; son contratados por 2 meses y al término de este período pueden ser recontratados.

Las víctimas carecían de seguridad social o de algún servicio médico en sus áreas de trabajo y cuando alguno de ellos requería atención médica era trasladado al municipio de Ramos Arizpe a consultorios adscritos a farmacias.