4 de noviembre de 2014 / 02:34 p.m.

México.- José Luis Abarca es presidente municipal con licencia de Iguala, Guerrero, y tiene una orden de presentación ante las autoridades por la desaparición de 43 estudiantes y la muerte de seis personas durante enfrentamientos el 26 y 27 de septiembre en ese municipio.

Después del ataque contra los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, Abarca pidió al Cabildo del Ayuntamiento de Iguala licencia por 30 días para separarse del cargo. Se la concedieron, desapareció y días después cerró su cuenta de Facebook.

El alcalde se casó con María de los Ángeles Pineda Villa, quien también huyó y permanece desaparecida desde el martes 30 de septiembre. Antes de que Iguala dejara de saber de ella, era vista por los pobladores en actos públicos junto a su marido. Incluso, se decía que sucedería la presidencia municipal de Iguala en 2015.

El líder de Izquierda Democrática Nacional del PRD, René Bejarano, dijo que Lázaro Mazón, precandidato del Movimiento de Regeneración Nacional a la gubernatura de Guerrero y secretario de Salud del estado propuso a Abarca en 2012 como "un candidato con buena imagen, pero fue recibido por el coordinador de Nueva Izquierda en Guerrero, el diputado Sebastián de la Rosa".

Abarca fue postulado a la presidencia municipal de Iguala como candidato externo del PRD; asumió el cargo para el periodo 2012-2015.

Según el Registro Nacional de Profesionistas, José Luis Abarca Velázquez es licenciado en derecho por el Centro de Estudios Universitarios Sor Juana Inés de la Cruz. Su cédula fue expedida este año.

Sin embargo, Abarca fue comerciante: vendió sombreros de palma y huaraches en un tianguis y después empresario joyero.

El alcalde con licencia de Iguala trabajaba también para el grupo criminal Guerreros Unidos, acusó René Bejarano.

En junio de 2013, aparecieron muertos los líderes de Iguala de la Unidad Popular, Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera Román, y Ángel Román Ramírez. Habían sido secuestrados con otras cinco personas, las cuales escaparon.

La regidora Sofía Lorena Mendoza Martínez, viuda de Arturo Hernández Cardona, ha sostenido que Abarca cometió el crimen, después de que Nicolás Mendoza Villa, uno de los sobrevivientes declaró ante notario que reconoció al alcalde y a Hernández Cardona cuando el primero le dio un escopetazo en la cara y otro en el pecho al segundo.

El presidente municipal de Iguala negó el 26 de noviembre de 2013 ser el autor material del asesinato de Arturo Hernández Cardona, como lo señaló Mendoza Villa.

Tras la desaparición de los normalistas, hubo reacciones de René Bejarano y el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, sobre la muerte de los tres dirigentes de la Unión Popular.

Murillo dijo que Bejarano dijo tener pruebas contra Abarca por el homicidio, pero no se las entregó a la PGR; mientras que el perredista expresó que en marzo de 2014 la Procuraduría de Guerrero informó de los hechos a la PGR y no actuó.

Bejarano afirmó que no entregó a la PGR las pruebas contra el Alcalde de Iguala porque Murillo se negó a atraer el caso.

Otro asesinato que causó polémica en torno a Abarca es el del síndico administrativo Justino Carbajal Salgado, ocurrido en marzo del año pasado.

Dos semanas antes Carbajal Salgado, sobrino del ex alcalde de Acapulco, Félix Salgado Macedonio fue agredido a golpes por un grupo de hombres armados cerca del ayuntamiento, no se tomaron las medidas preventivas y días después fue asesinado a balazos.

En otro hecho, el 26 de mayo 2013 mataron a dos policías de Teloloapan, Guerrero, y en ese crimen se acusó a agentes de Iguala de participar en el ataque.

Este jueves se conocerá la decisión de la Comisión Instructora sobre el juicio de procedencia contra José Luis Abarca, con el que se pretende desaforarlo, dijo el diputado local del PAN, Jorge Camacho.

FOTO: Milenio

MILENIO DIGITAL