5 de septiembre de 2014 / 05:07 p.m.

Ciudad de México.- En la Línea 12 del Metro todos fallaron, el constructor ICA-Carso-Alstom, las supervisoras, y el gobierno a través del Proyecto Metro y Sistema de Transporte Colectivo Metro, así lo indica el diagnóstico final que entregó la empresa francesa Systra, del cual Milenio tiene copia.

En el documento se indica que la seguridad de los cerca de 450 mil usuarios que utilizan esa línea estaba en riesgo, pues las acciones implementadas -algunas de ellas tardías- para mitigar el problema actuaron de manera contraria al "acelerar la problemática en vía y tren", con lo que se reafirma el riesgo de un descarrilamiento si no se hubiera detenido la operación.

Desde el proyecto ejecutivo, la Línea 12 tuvo deficiencias en la integración entre trenes y vías, lo que derivó en un desgaste ondulatorio acelerado que afectó el funcionamiento y, sobre todo, la seguridad en todo el recorrido que va de Tláhuac a Mixcoac, especialmente en los tramos elevado y superficial.

Según el documento de 33 hojas y un anexo de 9, las causas que generaron desgaste ondulatorio en la vía y rieles, estaban antes de la puesta en marcha de la Línea 12, desde que se tuvo el proyecto. Prueba de ello fueron los defectos en la calidad del riel.

Como no se llevaron a cabo acciones correctivas y preventivas, los problemas continuaron durante la etapa de pruebas y después en la operación, fallas que aumentaron.

"Existieron deficiencias en el mantenimiento desde la puesta en operación el 30 de octubre de 2012 (un mes antes de que concluyera la administración del anterior Gobierno, y después el mantenimiento le correspondió a la actual administración) hasta la suspensión del servicio el 12 de marzo de 2014", dice el reporte de la empresa francesa.

En el último informe se indica también que hay problemas de construcción, sobre todo en las curvas con radio menor a 800 metros, que no fueron atendidos por la administración que la construyó, ni por la presente.

El documento destaca la falta de mantenimiento en la anterior y la presente administración del Metro, así como la falta atención del problema y que, cuando ésta se dio, fue tardía.

"(Hubo una) tardía atención para controlar el desgaste ondulatorio prematuro mediante el amoldado o esmerilado", indica el documento titulado "conclusiones del Informe de diagnóstico de la Línea 12".

Los elementos más afectados, según el apartado de las causas, son la vía donde se registró una incorrecta inscripción del tren en curvas menores a radios inferiores de 350 metros.

También se indica, aunque sin decir los nombres de las empresas que construyeron la Línea 12 (ICA-Carso-Alstom) y la que proporcionó los trenes (CAF), que hay curvas donde no se utilizó una técnica adecuada para dejar un ancho correcto.

Además que en los convoyes se colocaron lubricadores en lugares inadecuados, y hubo defectos en el diseño de los trenes, sobre todo en la parte motriz de los boogies, que generó un desgaste ondulatorio exponencial y esfuerzos anormales en la vía.

Destaca también que se utilizó material que no tenía la calidad adecuada, como el balasto y los durmientes de concreto.

La Línea 12 del Metro está detenida en el tramo que va de Tláhuac a Atlalilco.

FOTO: 

ILICH VALDEZ / MILENIO DIGITAL