MILENIO DIGITAL
6 de mayo de 2017 / 01:50 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que se aplicará todo el peso de la ley a los responsables de los ataques al Ejército en Puebla y ordenó una estrategia integral contra el robo de combustibles.

Al encabezar la ceremonia de conmemoración del 5 de Mayo, en el Campo Marte, manifestó sus condolencias a los familiares de los cuatro soldados que murieron en el poblado de Palmarito, donde, aseguró, los delincuentes engañan a la población.

“Reitero mi más enérgica condena a los cobardes actos de agresión contra el personal del Ejército mexicano. El gobierno de la República aplicará todo el peso de la ley a los responsables.

“Hay que tenerlo presente, es un delito. Quienes lo practican exponen a sus familias y dañan a sus comunidades. La delincuencia organizada engaña y utiliza a la población para cometer el ilícito (hurto de combustible)”, subrayó.

El mandatario señaló que la mejor acción para combatirlo es la denuncia ciudadana y por ello pidió a las secretarías de la Defensa Nacional, de la Marina y de Hacienda, así como a la Procuraduría General de la República y a Petróleos Mexicanos, una estrategia integral.

“Trabajaremos de cerca con las autoridades del gobierno de Puebla para coordinar esfuerzos hasta desmantelar por completo a las bandas delictivas que a ello se dedican”, sostuvo.

Tras tomar protesta de bandera a mil 640 jóvenes y 82 mujeres voluntarias del Servicio Militar Nacional, Peña Nieto los convocó a ser parte activa de un mejor presente para México.

Señaló que la Batalla de Puebla, en 1862, “nos demostró que no hay reto que no podamos superar cuando estamos unidos, y que, ante ello y cuando así lo hacemos, es posible superar cualquier reto o desafío”.

Ayer por la tarde en Puebla elementos de la Sedena rindieron homenaje a los cuatro militares que murieron durante los enfrentamientos en Palmarito.

En la explanada del Campo Militar 25-A, ubicado en la capital poblana, se llevó a cabo la ceremonia luctuosa de cuerpo presente, en la que también estuvieron presentes familiares de los soldados fallecidos.

Los militares portaron un moño negro en señal de luto durante el desfile por la conmemoración del 5 de mayo y en la ceremonia en honor a sus compañeros caídos.