18 de diciembre de 2014 / 12:52 a.m.

México.- Adán Cortés se hizo famoso en todo el mundo por los dos segundos que estuvo parado frente a Malala Yousafzai en la entrega del Premio Nobel. Pero esa no fue la primera vez que estuvo cerca. Dice que horas antes hasta le tomó la mano.

"La situación en México es similar porque por el derecho a la educación se está matando a estudiantes", dijo Cortés a Malala en ese breve momento que estuvo frente a ella en el Gran Hotel de Oslo, Noruega.

Así como entró a la ceremonia, antes el joven había logrado entrar al lugar donde se hospedaban los merecedores del Premio Nobel de la Paz.

"Le alcancé a decir te admiro mucho, eres un gran ser humano y muchas gracias por lo que haces con la humanidad, eres un ejemplo para mí", dijo Adán en entrevista telefónica.

Cortés no obtuvo respuesta, pero sabía que tenía otra oportunidad de abordarla, ahora en la ceremonia de entrega.

"Cuando iba a la ceremonia me encontraba muy nervioso, pues no sabía lo que iba a pasar" dijo.

El joven menciona que el único problema que tuvo con los elementos y filtros de seguridad fue cuando se percataron que llevaba una bandera en su bolsa.

"La bandera la doblé y la metí a mi bolsa. Se veía un bultote y en un filtro de seguridad la tuve que sacar, pero nadie me preguntó sobre ella". Sólo le pidieron que la sacara para poder realizar la revisión, aseguró Adán.

"Yo pienso que la bandera traía buena vibra pues me acompañó desde mi viaje a Costa Rica", dijo Adán.

Luego de que las autoridades noruegas negaran su petición de asilo político y una semana después de la irrupción en la ceremonia, Cortés fue deportado.

En el aeropuerto de la Ciudad de México familiares y amigos esperaban a Adán.

"Mi mamá me dijo que me amaba, que estaba muy contenta de que ya estuviera en el país", dijo Adán.

Aceptó que en el avión le pedían tomarse fotografías, pero las personas se acercaban con miedo.

"Yo les pedí que se tomaran fotos conmigo y que las compartieran, para que mi familia se enterara que ya iba para México", expresó.

 

FOTO: AP

RODRIGO HERNANDEZ