SILVIA ARELLANO | MILENIO DIGITAL
25 de octubre de 2015 / 10:59 a.m.

México.- El presidente Enrique Peña Nieto levantó la alerta preventiva en Jalisco, Colima y Nayarit luego del paso del huracán  'Patricia', que dejó como saldo alrededor de 3 mil 500 viviendas afectadas, y afirmó que su gobierno actuó de forma correcta.

"El gobierno de la República actuó como debió de hacerlo, en la prevención y el alertamiento, y creo que cada uno de estos episodios que hemos tenido nos han permitido tener la consolidación, cada vez mayor, de nuestro sistema de protección civil de hacer las alertas preventivas oportunamente", indicó.

En un mensaje a los medios de comunicación en el aeropuerto de Manzanillo, el jefe del Ejecutivo indicó que los efectos que dejó el meteoro fueron menores a los que se preveían, debido a que fue catalogado con la escala más alta. Y dijo que se hizo un frente común para levantar los censos correspondientes e iniciar las acciones de recuperación y reconstrucción donde se presentaron daños.

"La magnitud y la peligrosidad que representaba este huracán sin duda advertía que los daños iban a ser de mayor consideración, y eso, afortunadamente, no ha ocurrido. Las medidas de prevención tomadas fueron las correctas", pero indicó que corresponderá a los expertos y científicos explicar por qué ese fenómeno natural no tuvo el impacto que se esperaba.

Acompañado por los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos; y de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, el mandatario destacó que como medidas preventivas se desplegaron 25 mil elementos del Ejército, Armada y Policía Federal en las tres entidades que coadyuvaron en el apoyo a la población.

En cuanto al servicio eléctrico, se vieron afectados 235 mil usuarios en los estados de Colima, Jalisco, Nayarit y Michoacán, de los cuales 50 por ciento ya cuenta con el servicio, y en dos días se restablecerá en su totalidad.

Peña señaló que de tres mil a tres mil 500 viviendas resultaron dañadas y en las zonas agrícolas tres mil 500 hectáreas quedaron afectadas. Mencionó que todas las carreteras federales, puertos y aeropuertos que estaban en la zona de impacto y riesgo operan con normalidad.

Asimismo, indicó que los puertos y aeropuertos de las tres entidades ya operan con normalidad y ya se levantaron los puentes aéreos que partían desde Manzanillo, Colima, y Puerto Vallarta, Jalisco, hacia el Distrito Federal y Guadalajara.

Indico que el meteoro está dejando el territorio nacional y se degradó a tormenta tropical en los estados del norte. Sin embargo, alertó que ha dejado lluvia a su paso, por lo que "estaremos muy atentos para poder hacerle frente a cualquier daño que pudiera presentarse".

También agradeció los centros de acopio que se establecieron para apoyar a los afectados; sin embargo, dijo que no hay condiciones para administrar los alimentos, por lo que pidió ya no llevar víveres.

El Paraíso

"Queremos que nos quede como Cancún", gritó al presidente Peña Nieto uno de los damnificados por el paso del meteoro Patricia. El mandatario hizo un recorrido por El Paraíso, la comunidad más afectada por el paso del huracán, considerado el más peligroso y catastrófico de la historia del planeta.

Enfilados, los habitantes de dicho poblado pesquero gritaron: "Acá estamos los damnificados", provocando que el jefe del Ejecutivo se acercara a saludarlos y escuchó cada una de las demandas por afectaciones en viviendas y comercios.

El Presidente, junto con miembros de su gabinete, hicieron un recorrido por la zona y se comprometió a reconstruir los daños, por lo que se realizará un censo para conocer las afectaciones.

"La naturaleza, dentro de todo ha sido generosa con México. Pero lo más importante, y que fue la mayor prioridad que tuvo el gobierno de la República, el tema de Protección Civil, los gobiernos de los estados, particularmente, los de Colima, Jalisco y Nayarit, donde impactó el huracán, era cuidar la vida de los habitantes, cuidar a la población, que estuviera a salvo", señaló.

En la zona, elementos de las fuerzas armadas realizaban acciones de limpieza, pues se pudieron observar techos derrumbados, palmeras y desde el aire, en un sobrevuelo, se apreciaron algunas áreas verdes con inundaciones.

María Teresa Méndez dijo que tuvo pérdida total de su negocio, una marisquería, "el mar se comió hasta la calle, no tenemos calle para llegar, todo está inundado".

Mencionó que junto con su familia pasó la noche en el albergue que se instaló cerca de la comunidad, "estuvo bastante feo, comenzó como a las 3:00 de la tarde, hubo lluvias, viento, remolinos, estuvo horrible, hizo destrozo y medio". La mujer dijo que en los más de 30 años habitando en la zona nunca había vivido algo similar.