MULTIMEDIOS DIGITAL|  alma paola wong
31 de enero de 2016 / 12:13 p.m.

Chihuahua.- En el límite de la frontera entre Ciudad Juárez, Chihuahua y El Paso, Texas, en Estados Unidos, se construye a contrarreloj un gran altar donde el Papa Francisco oficiará una misa multitudinaria.

Su diseño, ideado por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron —famosos por obras como el estadio El Nido, creado para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008—, está valuado en alrededor de 2 millones de dólares; sin embargo, según las autoridades eclesiásticas, el proyecto fue donado a la Diócesis de Ciudad Juárez.

Entre los aspectos que destacan en el cierre de la visita del pontífice a México es que se trata de la primera misa binacional —no hay registro de un evento así— que realiza un papa; en este caso se celebrará en una parte estratégica para que estén presente personas de México y Estados Unidos.

Altar Papa
El diseño está acargo de los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, famosos por obras como el estadio El Nido, creado para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. | ESPECIAL MILENIO

Hasta ahora se reporta un avance de 40 por ciento del altar y la zona celebrativa, que se ubicará en un lugar conocido como El Punto, en los terrenos de El Chamizal; en esta zona antes se celebraba la Feria de Ciudad Juárez.

Para habilitar el lugar, cuadrillas de hombres trabajan día y noche, ya que deberá quedar concluido a más tardar en tres semanas.

Aunque un altar debe ser de una sola pieza, su construcción se hace en dos partes: la base estará formada por cuatro grandes piedras de alrededor de 700 kilos cada una, provenientes de los cerros del poblado de Samalayuca, Chihuahua, cercano a esta ciudad fronteriza. Posteriormente, al concluir la visita del papa, las piedras serán repartidas en los cuatro puntos cardinales de Ciudad Juárez, como recuerdo de la visita papal.

La superficie del altar denominada ara o piedra consagrada, sobre la cual se extienden los instrumentos litúrgicos, tendrá una longitud de cuatro metros de largo y su base será de ónix.

La empresa Grupo Cementos de Chihuahua proveerá estos materiales a manera de donación, aseguró el sacerdote Arturo Veleta.

En el escenario del altar se colocarán a los costados de la silla papal una imagen de la Virgen de Guadalupe y un crucifijo, los cuales serán traídos de alguna de las parroquias de la ciudad fronteriza.

El lugar donde se espera que el papa Francisco oficie una misa ante más de 230 mil personas será abierto y se calcula colocar al menos 20 mil sillas, por lo que la mayoría de la gente estará de pie.

La misa comenzará a las cuatro de la tarde con una duración de dos horas por lo que la gente podrá comenzar a arribar desde las seis de la mañana.

En ésta participarán 140 sacerdotes de la Diócesis de Juárez, además de 500 más provenientes de otras diócesis de Chihuahua y estados aledaños.

La ceremonia litúrgica será significativa, de acuerdo con el padre Leonardo García, ya que coincidirá con el miércoles de la primera semana de la Cuaresma.