MILENIO DIGITAL 
3 de abril de 2018 / 12:07 p.m.

VERACRUZ.- El Cachorro, El Chichis, El Viejón y La Paloma, son los cuatro reos de alta peligrosidad que al enterarse de su traslado a penales federales provocaron el motín en la cárcel de La Toma, en Amatlán de los Reyes, en el que ocho personas murieron, entre ellos dos internos.

Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública estatal confirmaron que se trata de Josele Márquez Balderas, Manuel Escalona, José Rolando Palacios Ramírez y Ángel Rojas Benítez, quienes están ligados a un cártel de la droga y dos de ellos relacionados con el asesinato de dos periodistas.

Josele Márquez Balderas, El Chichi, fue aprehendido en 2016 y junto con Manuel Escalona, El Cachorro, está vinculado al homicidio de Anabel Flores Salazar, reportera del diario El Buen Tono.

En febrero de ese año fue recluido en el penal de Puente Grande, Jalisco, por uso de armas de uso exclusivo del Ejército, pero un juez de Veracruz lo liberó al determinar que no hubo flagrancia en el delito imputado.

Sin embargo, al salir del penal de máxima seguridad le fueron presentadas seis nuevas órdenes de aprehensión ahora por los delitos de homicidio doloso y secuestro, por lo que fue recapturado.

Fue ingresado al penal de La Toma, en Veracruz, y a finales de 2016 el gobernador Miguel Ángel Yunes anunció que sería trasladado a otra cárcel, lo que ocurrió hasta este fin de semana.

Manuel Escalona, El Cachorro, era el presunto jefe de plaza en los municipios de Córdoba, Fortín, Amatlán de los Reyes, Ixtaczoquitlán, Orizaba, Río Blanco, Nogales y Camerino Z.Mendoza.

Fue detenido, acusado de haber sustraído a la periodista Anabel Flores y haberla asesinado.

José Rolando Palacios Ramírez, El Viejón, fue detenido en octubre de 2017, en Córdoba, mientras conducía un vehículo Jeep, tipo Cherokee, modelo 2005, con placas YLD5909 y con reporte de robo.

Enfrenta cargos de homicidio doloso calificado; era operador en el centro de Veracruz.

Ángel Rojas, La Paloma, capturado en septiembre de 2017, está ligado a diversos secuestros y asesinatos, entre ellos al del periodista Ricardo Monlui Cabrera, quien fue acribillado frente a su familia, cuando desayunaba en un negocio en el municipio de Yanga.

El gobernador de Veracruz dijo que hubo una filtración de información respecto al traslado de los cuatro reos, por lo que funcionarios del penal son investigados.

"Lo que hubo fue una falta de lealtad, una incidencia de algún funcionario de rango menor que filtró la información de que se haría el traslado y al llegar la policía ya estaban advertidos los internos, ya no hubo factor sorpresa", expresó.

Dos elementos de la Policía Municipal de Orizaba, dos de la Policía Estatal, un cadete y un custodio de Coatzacoalcos murieron asfixiados por los prisioneros; en tanto, un reo murió por arma de fuego y otro más en el hospital en el que era atendido.



mmr