AP
2 de septiembre de 2017 / 09:42 p.m.

CABO SAN LUCAS. — La tormenta tropical Lidia perdió fuerza el sábado al adentrarse en la península de Baja California, donde ya causó al menos seis muertes, inundó casas y calles en localidades turísticas y dejó varados a los visitantes.

Los vientos máximos sostenidos del meteoro bajaron a 65 kilómetros por hora, apenas arriba del umbral mínimo para ser considerada tormenta tropical, mientras el vórtice transitaba por una zona escasamente poblada de la península, donde se encuentra una extensa reserva natural. Posteriormente regresará al Pacífico.

El fenómeno climático perderá más fuerza durante el día, según los pronósticos.

Las autoridades dijeron que el número de muertos podría aumentar durante el fin de semana a medida que los equipos de emergencia inspeccionaban los daños en pueblos con casuchas improvisadas. Había una persona desaparecida, en tanto videos difundidos en las televisoras locales mostraban vehículos al ser arrastrados por ríos crecidos.

El gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza, informó que Lidia dejó 700 milímetros (27 pulgadas) de precipitaciones y señaló que se trata de la mayor cantidad de agua por aguaceros desde 1933.

Los fallecidos incluyen a dos personas que se electrocutaron con cables, una mujer ahogada a la que arrastró una corriente en una calle inundada y un bebé que fue arrancado de los brazos de su madre cuando ésta atravesaba una zona inundada.

Mendoza dijo el viernes en la noche que hay una quinta víctima pero no abundó en detalles.

El Centro Nacional de Huracanes pronostica que parte de la humedad tropical que acompaña a la tormenta afecte el desierto del suroeste de Estados Unidos durante el fin de semana.

Las zonas a las que afectará el fenómeno con lluvias dispersas y tormentas eléctricas incluyen partes del oeste de Arizona, el sur de California y el sur de Nevada.

dat