24 de febrero de 2015 / 04:03 a.m.

Pasco, Washington. — La madre de un mexicano desarmado que murió baleado por la policía de Washington vio el lunes por primera vez el cadáver de su hijo y declaró que espera que se haga "justicia", en un caso que ha provocado protestas y exhortos para que se efectúe una investigación federal.

La muerte de Antonio Zambrano Montes, ocurrida el 10 de febrero, fue grabada en un video por un testigo. La madre de Zambrano, Agapita Montes Rivera, hizo declaraciones a los reporteros antes de su ingreso en una funeraria local acompañada de otros miembros de la familia y mediante intérprete señaló que atraviesa una situación difícil.

La señora, de 60 años, dijo que deseaba que la gente comprenda su dolor. "Al ver los videos yo me sentí muy mal. Por eso pido justicia", agregó.

El abogado de Montes Rivera dijo que ella se desmayó cuando vio por primera vez el cadáver de su hijo.

Según las autoridades, Zambrano Montes, inmigrante mexicano de 35 años y ex trabajador agrícola, arrojaba piedras contra los agentes, que no habían logrado someterlo con una pistola de aturdimiento. El forense del condado Franklin ordenó una indagatoria especial sobre la muerte de Zambrano Montes. Una fuerza especial regional investiga la muerte del mexicano con supervisión de autoridades federales.

El prominente abogado que representó a la familia de Michael Brown, el adolescente negro muerto a tiros por un policía en Ferguson, Missouri, anunció que representará a la familia de Zambrano. Benjamin Crump se reunió en Pasco el lunes con la familia de Zambrano.

"El meollo del asunto es lo que ocurre que vemos en el video: ¿Es apropiado o no?", señaló Crump. El abogado tiene su despacho en Florida.

"El primer punto que dijeron es que 'no queremos que digan que la policía actuó apropiadamente''', señaló el abogado, que representó a la familia de Trayvon Martin, el adolescente negro que murió en una confrontación con George Zimmerman, el jefe de vigilancia de un vecindario. Zimmerman fue absuelto en 2013 en ese caso.

En un video que grabó Darío Infante, de 21 años y residente de Pasco, se escuchan cinco disparos y se ve cuando Zambrano Montes corre mientras lo persiguen tres policías.

Cuando los agentes están por darle alcance, el mexicano se detiene, se da la vuelta y queda de frente a ellos. Se escuchan numerosos disparos y el inmigrante cae al suelo.

El abogado dijo que Zambrano Montes no hablaba inglés y era un inmigrante que vivía sin permiso en el país.

Felix Vargas, jefe del grupo Consejo Latino, grupo defensor de los derechos de los hispanos en Pasco, dijo que un funcionario del Departamento de Justicia en Seattle se reunió con la organización el domingo. El funcionario dijo que están programadas para esta semana reuniones con autoridades locales, afirmó Vargas.

Pasco es una ciudad agrícola que registra un veloz crecimiento y tiene 68 mil habitantes, más de la mitad de los cuales son hispanos, aunque pocos de ellos son miembros de la policía o de la estructura de poder.

La muerte del mexicano es la cuarta ocurrida a manos de la policía en Pasco en menos de un año. Los agentes fueron exonerados al cabo de investigaciones similares en los primeros tres casos.

Los detractores en el caso más reciente aseguran que los agentes debieron hacer menor uso de la fuerza letal para someter a Zambrano Montes.

"Zambrano Montes tenía las manos arriba. ¿Por qué le dispararon?", preguntó Crump.

La policía dijo que los agentes se sintieron amenazados por Zambrano Montes. El mexicano fue arrestado el año pasado acusado de agresión después de que lanzara objetos contra agentes de Pasco e intentara apoderarse de la pistola de un policía, según expedientes judiciales.

Las autoridades dijeron que el inmigrante no estaba armado con alguna pistola o cuchillo cuando fue muerto a tiros. Continúa en investigación si tenía alguna piedra en la mano.

Por su parte, otro abogado, Charles Hermann, que dice representar a la familia de Zambrano Montes, señaló que quiere retirar temporalmente el reclamo de 25 millones de dólares que presentaron contra la ciudad la viuda y dos hijas del fallecido después del incidente.

Hermann, de Tacoma, señaló el lunes que el reclamo de indemnización fue prematuro. 

FOTO: Especial 

AP