16 de diciembre de 2014 / 02:12 p.m.

México.- El comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, aseguró que hubo "saña" en los sucesos de violencia del domingo pasado en Chilpancingo, en los que siete policías federales resultaron lesionados por las agresiones de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) y embozados.Los profesores retuvieron y golpearon a los agentes federales, y además quemaron vehículos oficiales."Es el extremo, es dañar por dañar, con una saña que no entendemos. Insisto, deben ser personas que ni siquiera están preocupadas por las manifestaciones", dijo el comisionado en entrevista.

Aseguró que en las camionetas en que se transportaban estas personas "traían petardos, cohetones, armas blancas, y el azote (azotaron a los policías); el maltrato de este tipo habla de que ya no es solo una agresión ordinaria, sino que hay un grado de animadversión fuerte contra los compañeros (federales), expresó.Explicó que la Policía Federal ha respetado "las manifestaciones de maestros y de alumnos, con su derecho a la manifestación legítimo, y nos toca y nos corresponde ser respetuosos, pero siempre hay algún grupo que se emboza, se cubre la cara, los que usan armas blancas".Dijo que por estos hechos se detuvo a tres personas, pero reconoció que no pudieron acreditar que estuvieran participando o que hubieran lesionado a alguien, por lo que fueron puestos en libertad.Enrique Galindo mencionó que la mayoría de los policías heridos todavía están hospitalizados y recordó que uno ellos tuvo que ser trasladado de urgencia a la Ciudad de México donde fue intervenido quirúrgicamente por una lesión en la cabeza."Todavía amanecimos con un pronóstico reservado, respecto de él y otros con diferentes lesiones. Uno que recibió azotes en la espalda, que eso es poco usual, que hayan lastimado de esa manera a un compañero de la Policía Federal que también tuvo que ser intervenido para suturar sus heridas...", añadió.El comisionado de la Policía Federal dijo que están trabajando para identificar a los agresores.Aseguró que el domingo presentaron las denuncias ante la Procuraduría General de la República y se pusieron a disposición del Ministerio Público de la Federación diversos objetos que se aseguraron en los vehículos con los que fueron a agredir a los policías, entre ellos, cohetones, petardos, bombas molotov, palos, tubos.Dejó claro que a no más de 12 agentes federales se le practicaron exámenes de alcoholemia y los resultados arrojaron que no consumieron alcohol o algún tipo de droga, como quiso hacer creer la Ceteg.Los policías agredidos, abundó, regresaban de cubrir un servicio y habían estado en Chilpancingo atendiendo peregrinaciones.Galindo informó también que aún no se ha identificado a la persona que atropelló a policías, civiles y reporteros durante una de las trifulcas del domingo pasado.

FOTO: Milenio

MILENIO DIGITAL/ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN