notimex
25 de mayo de 2016 / 08:27 p.m.

Monterrey.- El gobierno de México dijo que continuará las investigaciones sobre los 43 normalistas desaparecidos, bajo un esquema incluyente y de amplia cooperación con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El embajador de México ante la OEA, Luis Alfonso de Alba, destacó además que avanzan de manera favorable las negociaciones con la CIDH para el establecimiento del nuevo mecanismo a fin de dar seguimiento a las medidas cautelares que la Comisión ha dictado en torno al caso.

Precisó que este mecanismo, que deberá también dar seguimiento a la implementación de las recomendaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), será encabezado por el presidente de la CIDH, James Cavallaro, ofreciendo todo el apoyo que requiera.

“Evidentemente que será apoyado. Sabemos de las insuficiencias de la comisión, en recursos humanos y financieros, y desde luego estamos conscientes de eso y deberemos apoyarlo”, reiteró el embajador de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El diplomático realizó sus declaraciones durante un foro en el Centro Woodrow Wilson sobre los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos en septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala, en el sureño estado de Guerrero.

Durante el evento, en el que participaron cuatro de los seis integrantes del GIEI, De Alba adelantó que el nuevo mecanismo incluirá visitas a México por parte de Cavallaro e integrantes de su equipo, para que puedan recabar la información que requieran.

“Evidentemente habrá un esfuerzo para que tenga acceso pleno a información sobre el caso y sobre reuniones, entrevistas, etcétera, que pudiera necesitar”, apuntó.

“Todo esto lo subrayo en el contexto de un compromiso del gobierno de México para no cerrar ninguna línea de investigación”, añadió el funcionario.

Ángela Buitrago, una de las expertas del GIEI, resaltó durante su intervención la falla, que a juicio del grupo, resultó la determinación inicial de los investigadores de enfocarse en una sola línea para llevar a cabo las pesquisas.

“Nosotros consideramos que el caso se puede resolver, tiene que resolverse”, dijo el patólogo español Carlos Marín Beristain, para quien la actuación del GIEI permitió abrir espacios de diálogo entre gobierno y los familiares de las víctimas.

De Alba reiteró que el gobierno mexicano continuará trabajando con la coadyuvancia de la Comisión Interamericana “hasta el esclarecimiento de los hechos”.

El diplomático consideró que este esquema de cooperación constituye de igual forma un ejercicio de aprendizaje que ya está produciendo resultados, como el nuevo mecanismo de acompañamiento que se discute con la CIDH.

“Habrá que afinar muchos detalles, pero tiene necesariamente que ser percibido por todos como un organismo de cooperación, porque si no es así, no vamos a generar los niveles de confianza que se requieren”, advirtió.