21 de enero de 2014 / 10:22 p.m.

Cuernavaca.- Habitantes del municipio Miacatlán arribaron a la capital morelense para iniciar una marcha en solidaridad de Édgar Tamayo Arias, migrante morelense quien será ejecutado mañana en Texas, Estados Unidos, acusado de asesinar a un policía.

Los inconformes iniciaron su caminar cerca de las 13:00 horas de hoy en la Iglesia del Calvario hacia el zócalo de la capital del estado en busca de un milagro que eche abajo la pena de muerte, a la que está sentenciado el morelense.

Portando la bandera de México como estandarte y decenas de cartulinas con exhortos a la autoridad estadunidense, los marchistas iniciaron su camino lanzando consignas en contra de esta "barbarie". "Señor gobernador, No a la pena de muerte, Dios nos da la vida y el no la quita", entre otras.

 

En entrevista, Lidia Cruz Arias prima hermana de Tamayo Arias, aseguró que "buscamos abrir el corazón de las autoridades y evitar la pena de muerte Édgar, quien tiene mas de 20 años recluido en Texas".

"El era un niño tranquilo antes de que se fuera a Estados Unidos, estudiaba la preparatoria, era un chico trabajador, no se drogaba ni nada, es un pecado ser mexicano en Estados Unidos", dijo.

"Es un ser humano. Le pedimos al señor gobernador (Rick) Perry que escuche nuestras súplicas; le rogamos que le perdone la vida", expuso.

Cuauhtémoc Sotelo Franco, presidente del comisariado ejidal de Miacatlán señaló que esta manifestación es para las autoridades de Texas vean el apoyo y el rechazo a esta barbarie que se quiere hacer en contra de Édgar Tamayo. "Pedimos que se detenga la ejecución".

"Que se vuelva a revisar el caso, porque hay muchas anomalías. Esperamos un milagro y que Édgar vea el apoyo de su gente", demandó.

Refirió que el tuvo la oportunidad de visitar la cárcel donde está actualmente recluido Édgar para visitarlo, hace 14 años.

"Él (Édgar) estuvo en el lugar y en la hora no indicada, cómo es posible que se culpe de asesinar a un policía, allá la policía esta muy bien capacitada y el estaba esposado cuando pasó todo", afirmó.

Los inconformes arribaron a las puertas de la denominada Casa Morelos para lanzar más consignas en contra de la ejecución de Édgar.

NOTIMEX