16 de noviembre de 2014 / 08:25 p.m.

San Luis Potosí.- El joven de 22 años que confesó haber matado a patadas a la niña Ximena de un año y 10 meses de edad porque no lo dejó dormir, confesó que lo hizo porque le tenía coraje pues dudaba que fuera de él. Admitió además que la golpeaba constantemente pero como "no pasaba nada", lo seguía haciendo.

Luis Ángel Hernández fue detenido el pasado miércoles luego de admitir que había sido él el que agredió a Ximena. Inicialmente había dicho que se había atragantado con una fritura pero cuando la necropsia arrojó que la niña murió por múltiples lesiones, confesó el crimen.

De acuerdo a su declaración, le tenía rencor a la menor y la maltrataba mucho por coraje porque sospechaba que él no era su padre y que su pareja lo había engañado.

Mientras Eustorgia de 23 años se iba a trabajar, él se encargaba de cuidarla pero la mayor parte del tiempo la desatendía pues cuando andaba en el turno de noche en la fábrica, en el día se dormía.

Narró cómo fue que agredió a la pequeña, mencionando que lo despertaron sus lloridos y como tenía mucho sueño porque había llegado apenas en la mañana a la vivienda, se levantó para callarla. Le dio una patada que la aventó al piso donde se golpeó la cabeza. La menor se levantó llorando y con la furia encima, le dio de golpes con las dos manos en la carita, y la empezó a patear en todo el cuerpo.

"Ya cuando dejó de llorar la recosté en la cama y me dormí otra vez. Cuando desperté vi que no reaccionaba, la empecé a mover, le di respiración de boca a boca pero no respondía y fue cuando la llevé a la clínica".

En la clínica 45 del IMSS le dijeron que ya no tenía signos vitales pero su versión fue que se había atragantado al comer una "sabrita".

Cuando le practicaron la necropsia se determinó que había muerto por trauma craneoencefálico severo, toráxico abdominal severo y politraumatismo por lo que los agentes de la Policía Ministerial fueron a interrogarlo en la vivienda donde ocurrieron los hechos en la calle Tulipán del fraccionamiento Dalias en la ciudad de San Luis Potosí y fue cuando confesó lo que había hecho. Además dijo que seguido la golpeaba pero a Eustorgia le decía que se había caído.

Luis Ángel fue consignado al juez y se encuentra recluido en el Centro de Reinserción Social número 1 "La Pila" donde está sujeto a proceso por homicidio calificado.

FOTO Y TEXTO: IMELDA TORRES / MILENIO