16 de julio de 2014 / 05:37 p.m.

Tabasco.- Kevin de Jesús Calderón un adolescente estudiante en la secundaria Carlos Pellicer, sufrió maltrato por parte de sus compañeros de salón.

En la escuela Carlos Pellicer en el municipio de Emiliano Zapata en Tabasco, se presentó este nuevo caso de bullying.

Durante dos meses el menor fue víctima de abusos.

En uno de ellos Kevin fue amarrado con cinta canela, enjaulado y encerrado entre dos ladrillos, por compañeros de su salón.

La agresión fue videograbada por un alumno que lo subió a la red.

"Pensé que me iba a morir ahí asoleado, porque hacía mucho calor", dijo.

Kevin no guarda rencor a sus compañeros, solo la pregunta de por qué el resto del grupo no intervino.

"No me defendían, me vieron, pero nunca me defendieron. El día del video en lugar de apoyarme o decirle a los maestros se quedaron callados", lamentó.

La Secretaría de Educación Pública, anunció que el bullying ha registrado 30 casos en este ciclo escolar.

Rodolfo Lara, secretario de Educación Pública de Tabasco, informó que hasta el momento las investigaciones ya concluyeron y se determino a 12 estudiantes implicados, siete participaron y cinco como testigos.

Dijo que continúa en proceso la investigación del director de la escuela, Rafael WallsSilveria, porque las agresiones se dieron dentro del salón y hay denuncias de que no asiste por las tardes al plantel. Será la Dirección de Asuntos Jurídicos de la SEP la que determine la posible sanción.

"Este caso se da en un salón de clases, si se dio en un salón de clases es obvio que, como decían en la película En donde está el piloto, aquí dónde estaba el maestro, también dónde estaba el director", dijo.

Aseguró que la secretaría a su cargo está en la disposición de aprobar un cambio de plantel como lo solicita la madre del menor.

Después de que se hicieron públicas las agresiones, Kevin fue canalizado a la Secretaría de Salud local, donde fue diagnosticado con estrés postraumático, trastorno ansioso depresivo, de personalidad evitativa y dependiente. Además, un ligero retraso mental, motivo principal por el que sufría acoso.

Por eso su madre exige que lo cambien de escuela y se tomen las medidas pertinentes para garantizar la seguridad de su hijo.

"Bien adolorida, bien mal, bien triste, porque yo no sabía nada de lo que estaba pasando con mi hijo. Yo no sabía, yo andaba trabajando y que tal que yo viniera de allá y lo econtrara muerto, por eso hoy pido justicia", expresó Faustina Díaz.  

Foto: Milenio Digital Héctor Tellez 

PEDRO DOMÍNGUEZ