AP
11 de marzo de 2016 / 05:33 p.m.

Ciudad de México.- Una campaña de reclutamiento público por parte de un cártel narcotraficante de México que hacía uso de volantes en los que prometía sueldos elevados y buenas prestaciones refleja el creciente poder de esa organización delictiva, dijeron expertos el viernes.

Los volantes anunciaban trabajos como guardias de seguridad bajo el nombre de una compañía falsa, según Jesús Eduardo Almaguer, procurador de Justicia del estado de Jalisco, en el occidente del país.

Quienes fueron reclutados, sin embargo, eran empleados como vendedores de droga en las calles, no como guardias. Eran enviados a la ciudad de Lagos de Moreno, Jalisco, para recibir un entrenamiento de 10 días utilizando armas de bolas de pintura.

Aunque las autoridades no dieron el nombre de la banda, los expertos dijeron el viernes que sin duda es el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Almaguer trató de representar el reclutamiento como una señal de éxito de las redadas del gobierno contra el cártel. Sobre los reclutados —aproximadamente una decena de los cuales fue arrestada al inicio de esta semana_, Almaguer dijo que "estas personas habían sido trasladadas a Lagos de Moreno para poder sustituir a las personas que se han estado retirando, o que han estado huyendo a partir de las acciones que se han estado realizando".

Sin embargo, Alejandro Hope, un analista de seguridad residente en la Ciudad de México, dijo que el reclutamiento reflejaba lo abiertamente que está dispuesta a actuar la banda delictiva. "Es un descaro, pero te habla de cierto nivel de impunidad en que opera esta gente", señaló.

Raúl Benítez, un especialista en seguridad que enseña Ciencias Políticas en la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que el Cártel de Jalisco está lejos de ser derrotado y, por el contrario, claramente se está expandiendo.

"Ellos están penetrando todas las estructuras que están dejando vacías los Caballeros Templarios y el cártel de Sinaloa"
, dijo Benítez.

El especialista señaló que el cártel de Sinaloa está abandonando el área "por lo del Chapo", refiriéndose a la captura en enero del capo de la droga Joaquín Guzmán. El de Jalisco "es el único cártel que podemos decir que está en expansión", agregó.

Almaguer dijo que "normalmente lo que se conocía era un reclutamiento a través de amigos, de conocidos, que se iba generando. Hoy, lo están haciendo de una manera abierta, engañando, obviamente, pero de una manera abierta, a partir después de amenazas para retener a estas personas".

En 2008, un cártel en la fronteriza Ciudad Juárez solicitaba a través de anuncio en periódico choferes que eran usados, sin que se enteraran, como traficantes de drogas. Pero desde entonces, ningún cártel había anunciado abiertamente su reclutamiento.

Almaguer
dijo que una mujer estadounidense encabezó la tarea de entregar volantes en las calles de ciudades de Jalisco, como en la ciudad de Puerto Vallarta. La Embajada de Estados Unidos no pudo confirmar el nombre de la mujer, pero dijo que estaba enterada de reportes de que una ciudadana estadounidense había sido arrestada en Jalisco.

Después de reclutar a las personas, muchas de las cuales trabajaban como informales acomodadores de autos o limpiaparabrisas durante semáforos en señal de alto, se les decía que tenían que vender metanfetaminas u otras drogas.

Las autoridades descubrieron la operación cuando uno de los reclutados trató de dejar el empleo y fue retenido para solicitar por él un rescate de un 1 millón de pesos. Su familia acudió a las autoridades.

Los volantes
en sí ofrecían a los reclutados esperanza de progresar. En los requerimientos para ser reclutado se listaba "tener iniciativa y deseo de progresar" y ofrecían salarios de aproximadamente 3 mil pesos mensuales. Sorprendentemente, los volantes listaban el requerimiento de tener habilidad con armas, e indicaba que "si eres o fuiste empleado de gobierno el sueldo es superior".