MILENIO DIGITAL | RUBÉN MOSSO
3 de septiembre de 2015 / 07:42 a.m.

México.- Con menos personal castrense en las calles, las fuerzas armadas han logrado reducir la violencia en el país, pues a diferencia de los 45 mil soldados desplegados cada año en el pasado sexenio, ahora solo 21 mil 19 elementos del Ejército y 3 mil 721 marinos se dedicaron al combate al crimen organizado en el último año.

En esta lucha, el personal castrense logró asegurar más de 3 mil 742 millones de dosis, que a valor de mercado equivalen a alrededor de mil 581 millones de dólares. Del total, destaca el aseguramiento de mariguana, que ascendió a 3 mil 244 millones de dosis, que equivalen a 519 millones de dólares y el de heroína, con 477 millones de dosis, equivalente a más de 835 millones de dólares.

De acuerdo con el Tercer Informe de Gobierno, el esfuerzo de las instituciones de Seguridad Pública permitió que, del 1 de septiembre de 2014 al 31 de julio del presente año, la incidencia delictiva total del fuero común disminuyera 7.2 por ciento respecto al mismo periodo anterior, al pasar de 1,491,737 a 1,384,401 delitos.

En el territorio nacional, se mantuvieron 15 operaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para reducir la violencia en diferentes entidades, desplegándose en ellas a 21 mil 19 efectivos.

Por su parte, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) ejecutó 12 mil 25 operaciones contra el narcotráfico, en las que participaron 3 mil 721 elementos.

En el informe presentado por el presidente Enrique Peña Nieto, se mencionó que la Secretaría de la Defensa mantiene cuatro operaciones de apoyo a la seguridad pública en diferentes estados.

El Ejército estableció dos barreras en áreas críticas del territorio nacional: la frontera norte y el Istmo de Tehuantepec, mediante el despliegue de 75 puestos militares de seguridad estratégicos, estratégicos móviles, regionales, y conjuntos SDN-Policía Federal.

Mientras tanto, la Procuraduría General de la República (PGR) proporcionó 8 mil 214 servicios aéreos para el traslado de servidores públicos, personal ministerial, intercambio de reos, así como para la transportación de personal de campaña, desde y hacia lugares donde se realizan operaciones contra la delincuencia organizada, entre otros.