MULTIMEDIOS DIGITAL
20 de mayo de 2015 / 08:26 a.m.

Durango.- La mexico-americana Sara Medina, quien era originaria de Pueblo Nuevo, Durango, y se desempeñaba como oficial de la Marina de Estados Unidos, falleció el 12 de mayo junto con seis compañeros y dos soldados nepalíes, cuando el helicóptero en el que viajaban se desplomó.

Medina se encontraba realizando labores humanitarias en Nepal, tras los terremotos ocurridos en abril. Ella era fotógrafa de combate, asignada a las instalaciones de la Marina en Okinawa, Japón.

La delegada de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Durango, Karina Palencia, afirmó que ya tuvieron comunicación con Luis Carlos Medina, hermano de Sara.

La dependencia informó que el cuerpo de la joven de 23 años será repatriado al estado de Illinois, en EU, donde se llevará a cabo un homenaje luctuoso, y posteriormente regresará al estado mexicano de Durango para su inhumación.

La familia de Sara radica en Aurora, Illinois, sin embargo quedan algunos parientes en el poblado Borbollones, municipio de Pueblo Nuevo, por lo que Karina Palencia precisó que será en esta comunidad donde se realicen los funerales.

El 12 de mayo, el helicóptero del Cuerpo de Marines estadounidense, que realizaba labores de evacuación de la población afectada por el terremoto de magnitud 7.8 que sacudió a Nepal en abril, se estrelló a unos 13 kilómetros al norte de la localidad de Charikot.

Además de la cabo Sara Medina, en el accidente murieron otros seis marines: el capitán Dustin Lukasiewicz, el sargento Ward Johnson, el sargento Eric Seaman, el soldado de primera Jacob Hug y el piloto Chris Norgren.

"Ella era la mejor hija. La mejor hermana. Siempre estaré muy orgullosa de mi hija", dijo Cecilia López, la madre de Sara Medina, a la cadena WGN.

El gobernador de Illinois, Bruce Rauner, ofreció sus condolencias el domingo a la familia de la mexico-estadounidense.

"La cabo Sara Medina hizo el último sacrificio mientras ayudaba a las personas de Nepal durante este momento de crisis, y su muerte es una pérdida para el estado de Illinois y para la nación", decía un comunicado de Rauner.

"Su valor y dedicación para servir y proteger a otros la hace un modelo a seguir para todos nosotros. Nunca será olvidada", continúa el comunicado.