MILENIO DIGITAL/EUJENIA JIMÉNEZ
24 de julio de 2015 / 11:08 a.m.

México.- Los dos militares a quienes el Estado mexicano ofrecerá hoy una disculpa pública no asistirán al acto para mantener "su privacidad" y estarán representados por sus abogados.

Con ello las autoridades cumplirán la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), luego de que se les dio de baja en el Ejército por tener VIH, informó el defensor Pedro Morales Aché.

En la recomendación 139/11, del 31 de octubre de 2011, solicitó al Estado mexicano brindar a las víctimas servicios médicos, reparación del daño material y público y que el VIH no sea una limitante para el cese.

También pidió implementar programas de capacitación en el interior del Ejército para la prevención de actos discriminatorios contra personas con VIH/sida y reformas a la Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas.

En entrevista, Morales Aché explicó que la "batalla legal" de los militares duró 10 años, pues uno fue dado de baja en 1998 y otro en 2003; después de la sentencia de la CIDH en 2011, fueron reinstalados en 2012 y solicitaron su jubilación, la cual se les concedió.

Esta historia, consideró el abogado, es un "parteaguas" y "representa el aspecto humano de los militares vistos no como aquellos encargados de la seguridad, sino también como quienes requieren ser tratados como titulares de derechos humanos.

"Es la primera vez que el Estado mexicano tiene que reconocer públicamente ante el sistema interamericano que el Ejército violentó los derechos humanos de las mismas fuerzas armadas.

"Creo que ésta es la parte más relevante. Si esperamos que las fuerzas armadas respeten los derechos humanos de la población civil, tenemos que comenzar por respetar los derechos humanos de los militares para que ellos tengan en esa manera respetar los derechos humanos de la población civil", resaltó.

Morales Aché precisó que en la actualidad, con las reformas al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas, "los militares no son dados de baja, pero siguen siendo discriminados, porque no tenemos conocimiento de que algún militar con VIH haya sido ascendido de grado; creo que también es momento de revisar qué pasa al interior de las fuerzas armadas".

La disculpa pública está programadas para hoy en el Museo de la Memoria y la Tolerancia; participarán Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de esa secretaría, en representación del Estado mexicano.

Los que asistirán en lugar de los militares son Graciela Rodríguez Manzo y Pedro Morales Aché, quienes dirigirán unas palabras a su nombre.