MILENIO DIGITAL 
11 de octubre de 2017 / 08:28 a.m.

MÉXICO.- Previó al inició de la cuarta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), a celebrarse a partir de hoy y hasta el 17 de octubre en Washington, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, indicó que México busca llegar a acuerdos; sin embargo, no descarta caer en un escenario alternativo, como la conclusión del pacto.

En entrevista radiofónica, el funcionario señaló que, de concretarse la ruptura del tratado, México no tendrá problemas estructurales en el largo plazo, dado que solo 4 por ciento de las exportaciones totales a EU y Canadá enfrentarán picos arancelarios.

Afirmó que del total de las exportaciones mexicanas, 70 por ciento van a Canadá y Estados Unidos y, de ese total, gran parte entrará con arancel cero, aun sin beneficio del tratado, y solo 20 por ciento estará sujeto a algún tipo de gravamen.

El titular de Economía indicó que existe una clara restricción en cuanto a los tiempos de esta renegociación, por lo que es necesario simplificar los procesos.

“No es una negociación tradicional, no te vas a llevar tres años en fuegos artificiales y fichitas, debes tener claro dónde está el tratado común que puede aportar una solución”, subrayó.

Guajardo adelantó que ya se ha trabajado en el desarrollo de textos, con el aterrizaje de propuestas, donde claramente hay diferencias en muchas áreas y sectores.

“Creo que lo que tenemos que lograr en esta cuarta ronda es definir. Muchas de las cosas que están en la mesa son inviables, porque afectan a todos los participantes de los países involucrados”.

DIGNIDAD Y SOBERANÍA

Ante el pleno del Senado, el canciller Luis Videgaray afirmó que México es mucho más grande que el TLC y que hay que estar preparados para el escenario de levantarse de la mesa si así conviene a los intereses del país, y por un principio de dignidad y soberanía, sin que ello signifique “que sea el fin del mundo”.

No obstante, advirtió que una decisión de esa naturaleza tendrá consecuencias negativas y duraderas en otros ámbitos de la relación con Estados Unidos, que será el más afectado, al recordar que con ese país hay una relación comercial, pero también de seguridad, migración y otros ámbitos.

El funcionario habló sobre un escenario sin TLC, al confirmar que se negocian otros acuerdos comerciales con Europa, Corea, China y el llamado TTP11, ya sin Estados Unidos, al presumir que a veces existe la sensación de que México se enfrenta a un gigante, pero “somos una nación grande y fuerte, y eso no se nos debe de olvidar”.
Videgaray señaló que será una ingenuidad pensar que sin TLC el resto de la relación se mantenga igual.

“Terminado el TLC, será un punto de quiebre negativo en las relaciones y la disponibilidad de México para con Estados Unidos, y así lo hemos hecho saber. Para continuar en otros ámbitos de cooperación será seriamente afectada y esta es una variable que tiene que tomar en cuenta Estados Unidos, y además el efecto será duradero, más allá de los actuales gobiernos”.

Hizo notar que hoy en día solo 44 por ciento de las exportaciones a Estados Unidos utilizan las preferencias del tratado y solo la mitad, es decir 51 por ciento, de lo que México compra al vecino país utiliza el TLC.

Por lo que si México saliera del pacto, Estados Unidos podrá cobrar aranceles muy modestos, en la mayoría de los casos con base en las reglas de la OMC, de 3.5 por ciento en promedio, mientras que México cobrará aranceles de 7 por ciento.


CLAVES

SECTOR AUTOMOTRIZ


En la cuarta ronda de negociaciones del TLC es probable que EU exija nuevas condiciones para el sector automotriz.

El sector se convertirá en el foco del diálogo, al solicitar incrementar la regla de origen de 62.5 a 85%, advirtió el consultor Herminio Blanco.

La propuesta, inaceptable para México y Canadá, es la excusa que el presidente Donald Trump necesita para salir del pacto.

ilp