NOTIMEX
18 de julio de 2016 / 04:59 p.m.

México.- Por sus condiciones culturales y tradicionales, México resulta un campo fértil para el llamado “turismo de oscuro”, con destinos ligados a la muerte, el riesgo, el desastre o a lo macabro.

El investigador del Instituto de Geografía de la UNAM, Álvaro López, señaló que aunque no se sabe desde cuando se practican este tipo de actividades, cada vez hay más interés por conocer sitios con esas características, pese a la falta de difusión.

Explicó que se trata de una actividad económica lícita, promovida por la gente local como un modo de sobrevivencia, bajo el argumento de que la población conozca estos espacios para que no se vuelvan a repetir historias de guerra o muerte.

El geógrafo refirió que el “turismo oscuro” tiene tres ángulos: a partir de la oferta; cuando las personas son quienes demandan una situación específica; a través de la industria turística, es decir, las agencias o promotores que articulan los lugares con los visitantes.

López López trabaja en un proyecto en el que se analizan diversas expresiones de este tipo de turismo, para generar conocimiento a fin de eliminar los temores a conocer las realidades y manifestaciones sociales a través de diversas experiencias turísticas.

Entre las que se investigarán están las más comunes, como la celebración del Día de Muertos en el Lago de Pátzcuaro y localidades cercanas como Janitzio o Tzintzuntzan, en Michoacán, así como Huaquechula, Puebla, y otros estados.

“Al ofrecerse esta opción también se quitan ataduras sociales. Actualmente hay mayor apertura y permisividad, las personas ya no se sienten avergonzadas de visitar espacios antes impensables porque ahí otros habían sufrido riesgo, dolor, tortura o muerte”, expuso.