MILENIO DIGITAL | RAFAEL MONTES
23 de agosto de 2016 / 03:19 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La canciller Claudia Ruiz Massieu alertó que en los cuatro estados de Estados Unidos que hacen frontera con México existen al menos 9 mil establecimientos legales de venta de armas y más de 23 mil licencias para venderlas a través de internet o en ferias, incluso en supermercados, lo que "dota a las organizaciones criminales trasnacionales de un enorme poder de fuego".

En su participación en la segunda Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas de las Naciones Unidas, Ruiz Massieu informó que esta facilidad para adquirir armas en la frontera se ve traducida en que 70 por ciento del armamento asegurado por las autoridades mexicanas proviene de compradores o distribuidores de EU, y que 60 por ciento de las decomisadas es fabricado en ese país.

Explicó que entre diciembre de 2012 y julio de 2016, México ha asegurado 40 mil armas, 23 mil de alto calibre, 4 mil granadas y 5.6 millones de municiones.

Por ese motivo, Ruiz Massieu hizo un llamado a los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas a comprometerse a la regulación y vigilancia del comercio de armas en el mundo.

Expuso que "actualmente, el valor del comercio mundial de armas representa alrededor de 100 mil millones de dólares, lo que equivale al doble del total anual de la ayuda oficial al desarrollo que otorgan los miembros de la OCDE a los países menos favorecidos del mundo.

"Respecta al comercio ilegal, constituye una de las actividades más lucrativas de las organizaciones del crimen, comparable con el tráfico de drogas y la trata de personas, por ello no hay espacio para eufemismos y excusas, pues la realidad se impone con dolor y crudeza".

Agregó que cada año, cerca de un millón de personas mueren a causa de las armas convencionales, "son el principal instrumento de muerte a escala global".

"En promedio mil 500 vidas son arrebatadas a diario, una proporción importante de las víctimas son civiles inocentes, mujeres y niños, incluso en zonas donde no existen conflictos armados, medio millón de personas muere al año por este motivo", añadió.

Ante ello, invitó a los Estados miembro a presentar informes nacionales sobre las alertas de desvío de armas, establecer un fondo fiduciario para controlar las transferencias de pertrechos entre los países de desarrollo, adoptar medidas más estrictas de control de las exportaciones y transferencias de armas, para que sean los gobiernos y no las empresas, las que tengan el control del intercambio y establecer un grupo de expertos independientes que evalúen la magnitud, los flujos y el impacto de las transferencias de armas pequeñas y ligeras.

Además, pidió reforzar el diálogo e intercambio de experiencias con la sociedad civil.

Expresó que para México, erradicar el comercio ilegal de armas es una de las demandas más delicadas y urgentes que comparte con la comunidad internacional, por la violencia irracional que éste genera.

"Somos testigos de las tragedias que ocasiona el comercio ilegal en Siria, Irak o Libia, con grupos armados no estatales; en México y América Latina, con el crimen organizado; en Alemania, Bélgica, Francia o Turquía, con ataques terroristas, y en Noruega o Estados Unidos, con asesinatos en masa", lamentó.

Dijo que expertos estiman que hay 875 millones de armas pequeñas y ligeras, que cada año se producen 8 millones, y 12 mil millones de municiones, "significa que hay al menos dos municiones por cada habitante en el planeta.

Claves

Venta libre

• En Estados Unidos hay alrededor de 56 mil 500 armerías. Desde 2005, las armas de asalto se venden libremente en territorio estadunidense.

California, Arizona, Nuevo México y Texas, son los estados que representan mayor preocupación para las autoridades mexicanas.

Treinta por ciento de las armas decomisadas en México son de fabricación europea y 10 por ciento proviene de países del resto del mundo.

• El tráfico de armas en México se ha convertido en el segundo delito en importancia cometido por el crimen organizado.