7 de diciembre de 2014 / 05:20 p.m.

Lima.- México y Filipinas se encuentran en la lista de los siete países que sufren más afectaciones económicas tras el paso de tormentas tropicales por sus costas, afirmó Consuelo López-Zuriaga, directora Ejecutiva de Oxfam México.

Filipinas, que sufrió la víspera el paso del tifón Hagupit, es una de las naciones más afectadas por tifones y tormentas tropicales en el Océano Pacífico, lo que está vinculado en gran medida al cambio climático y a las condiciones de desigualdad.

Las tres tormentas más mortíferas a nivel mundial de los últimos tres años las ha sufrido Filipinas, que además es impactado en promedio, por 20 tormentas al año, afirma Sebastián Kachadourian, gerente de Acción Humanitaria de Oxfam México.

Señaló que el sábado, la tormenta conocida localmente como Ruby, golpeó zonas de ese país asiático que aún estaban recuperándose de la devastación causada por el tifón Haiyan, que provocó la muerte de más de seis mil 300 personas y obligó a cuatro millones más a abandonar sus hogares.

En el norte y sur de la región de Sámar, el sistema de energía eléctrico se encuentra interrumpido, así como el servicio de telefonía celular. Al menos 92 vuelos domésticos han sido cancelados, más de 650 mil personas han sido evacuadas y al momento no se reportan pérdidas humanas.

La cifra de evacuados podría elevarse a algunos millones, debido a las personas que han buscado refugiarse de los efectos del tifón en iglesias, escuelas, e incluso, al parecer, en cuevas, señaló Kachadourian.

López-Zuriaga resaltó a su vez que mientras México sufrió grandes pérdidas tras el paso de las tormentas tropicales Ingrid y Manuel por las costas de Guerrero, el año pasado, Filipinas fue declarado el segundo país en el mundo con más personas afectadas por desastres naturales.

Ello, toda vez que 25.7 millones de filipinos sufrieron los daños provocados por fenómenos naturales, como el tifón Haiyan, que a su vez fue el segundo desastre natural con mayor costo económico a nivel mundial de 2013, según la Organización de las Naciones Unidas.

La directora ejecutiva de Oxfam México indicó que en este momento, la prioridad número uno es determinar el impacto de la tormenta y las áreas que han sido más afectadas.

"México es un país que ha sufrido en carne propia las consecuencias de los desastres provocados no sólo por tormentas tropicales, sino por otros fenómenos naturales de gran magnitud", enfatizó.

Por esta razón, dijo, consideramos que es fundamental que en esta ocasión apoyemos a las personas afectadas por Hagupit, en Filipinas, que en este momento sufren las consecuencias de un tifón que podría llegar a afectar, en el peor de los escenarios, a 56 millones de personas.

Para Oxfam, la clave para reducir los daños ocasionados por este tipo de desastres es que la comunidad internacional invierta de forma constante y duradera en medidas de prevención de riesgos que protejan a las poblaciones más vulnerables, ante los daños que pueden sufrir por la fuerza devastadora de los fenómenos naturales.

TEXTO Y FOTO: NOTIMEX