MILENIO DIGITAL
1 de agosto de 2017 / 08:22 a.m.

ESPECIAL.- Pese a desconocer los resultados de los comicios de la Asamblea Nacional Constituyente, México mantendrá sus relaciones diplomáticas con Venezuela, aseguró la subsecretaria para América Latina y El Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Socorro Flores Liera.

“La ruptura de relaciones diplomáticas no es una solución. Lo que queremos es impulsar un diálogo e insistir en la necesidad de que en Venezuela se resuelvan las diferencias a través de una negociación genuina, creíble y con presencia internacional”, explicó la funcionaria en una entrevista radiofónica.

Flores Liera destacó que un país no se puede gobernar polarizado, por lo cual el llamado de México —y otros países— es para eliminar la represión, la violencia e impulsar el diálogo serio.

Explicó que “la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente es el resultado de un proceso de enfrentamiento en Venezuela que no es nuevo, que viene desde la elección de la Asamblea Nacional hace ya un par de años, donde ha habido una constante confrontación entre el Poder Legislativo y el resto de los poderes en Venezuela”.

Esa acción ha generado preocupación en México por la confrontación que hay, debido a la ausencia de diálogo, la cantidad de personas que han muerto y, evidentemente, por un proceso electoral con una gran cantidad de irregularidades y con muy pocas garantías.

No obstante, dijo que nuestro país mantendrá las relaciones diplomáticas ante la clara necesidad de un diálogo serio y creíble, en donde el propio pueblo venezolano resuelva las diferencias que persisten.

“No queremos ya más violencia, no queremos ver más muertos... en Venezuela no hay democracia, se ha roto el orden democrático. Eso es lo que México ha dicho y en lo que hemos insistido es en la necesidad de una mesa de negociación seria, creíble y con garantías de que las primeras medidas serán eliminar la represión y la violencia”, dijo.

En este sentido, reiteró el ofrecimiento de México para, con pleno respeto a su soberanía, entablar un diálogo que permita superar la crisis.

“México ha tendido la mano a Venezuela, queremos que Venezuela escuche los llamados que no son de México solamente, sino de toda la región”.

La subsecretaria consideró que la Asamblea Nacional Constituyente no es un camino a la paz; por el contrario, el proceso del domingo pasado refleja a un país profundamente polarizado y dividido, en donde se mantienen las movilizaciones, las cuales anticipan que la violencia no terminarán pronto.

“De ahí surgen los deseos de concretar un diálogo que ha sido solicitado por distintos actores internacionales que día a día se suman a la petición, “porque nadie quiere ver más violencia en Venezuela”.

Flores Liera reiteró el desconocimiento de México al proceso de la Constituyente, al no haber certeza de que votaran los más de ocho millones de electores, ya que no se permitió acceso a la prensa, no hubo observadores, ni certeza de que hubiera un voto por persona, sino que “fue un proceso viciado”.


pjt