MILENIO DIGITAL
23 de marzo de 2017 / 05:03 p.m.

ACAPULCO.- El gobierno de México no entrará con miedo a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sino que enfrentará este proceso con seguridad, confianza y objetivos claros, afirmó el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray.

"Estamos enfrentando un hecho inédito, donde en el centro del poder de Estados Unidos se están cuestionando muchas de las cosas que dábamos por hecho y que ellos mismos promovieron en su tiempo como el libre comercio", dijo Videgaray durante su participación en la Convención Nacional Bancaria, en Acapulco.

"México enfrenta este proceso con mucha seguridad. Tenemos que enfrentar el diálogo y la eventual negociación con el gobierno de Estados Unidos, con el gobierno de Donald Trump, con mucha confianza en los procesos, con mucha seguridad, no vamos a entrar a una negociación con miedo", dijo.

El canciller señaló que no sólo Estados Unidos quiere cambiar cosas del TLCAN, también hay puntos que México quiere renegociar en el tratado que tiene más de 20 años y en los que no se contemplan sectores como el comercio electrónico, pero todo se hará, afirmó, con objetivos claros, conociendo los límites del país y buscando que prevalezca el interés nacional.

Estimó que la negociación formal del tratado inicie a finales de junio o principios de julio, y que no será un proceso convencional ni lineal, por lo que el gobierno mexicano debe estar preparado.

"Si bien Estados Unidos es la relación determinante, tenemos que hacer un esfuerzo real de integrarnos más con el mundo", reconoció.
Dijo que México está agraviado por los tratos injustos y los comentarios desinformados por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; sin embargo, dijo, existe una relación frecuente y fluida con esa nación.

"Hemos comunicado de una manera muy clara que hay un agravio que sólo podemos superarlo con los hechos, no con los dichos", dijo.
Aseguró que el gobierno mexicano no tolerará que se violenten los derechos de los millones de connacionales que viven en Estados Unidos.