MILENIO DIGITAL | LORENA LÓPEZ
17 de octubre de 2015 / 01:42 p.m.

México.- El subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Humberto Roque Villanueva, consideró que la autoridad federal va "bien" en su estrategia de repatriar a los migrantes centroamericanos con respeto a sus derechos humanos, que en lo que va del año suman 150 mil.

Dio a conocer que los programas para controlar el flujo de indocumentados continuarán, en conjunto con los operativos de seguridad a cargo de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración (INM), porque el gobierno mexicano no quiere que se repitan casos como el de San Fernando, Tamaulipas, donde en 2010 se encontraron 72 cuerpos víctimas del crimen organizado.

En entrevista, el subsecretario de Gobernación indicó que "con el llamado zar de la frontera sur" se intentó hacer un ejercicio integral para atender el problema en la región, que también incluye el desarrollo económico.

Confirmó que "ese programa sí va a seguir independientemente de que haya un responsable o no del nivel que se llegó a pensar en ese momento" luego de la salida de Humberto Mayans Canabal de dicha función.

Señaló que frente al aumento en el flujo de migrantes el INM y la Policía Federal trabajan para que "no vaya a haber una agresión o un problema de falta de seguridad", porque "ya conocemos el famoso y trágico caso de San Fernando y la autoridad mexicana no quiere que se repita un trágico evento como este".

Respecto a la próxima visita del papa Francisco a México, Roque Villanueva dijo desconocer los argumentos de los legisladores en el Senado para convocarlo a una sesión solemne.

Recordó que en su viaje a Estados Unidos el prelado acudió al Congreso para dirigirse fundamentalmente a los conservadores y pedirles que no limitaran las posibilidades migratorias, así como reflexionar sobre el cambio climático y las grandes desigualdades que hay en el mundo.

"No es que haya una objeción, nosotros no decidimos, quien tendrá que decidir es el papa. Yo lo único que hago es la reflexión de que no necesariamente en cada visita papal habrá que tener un contacto con los congresos de los distintos países", expresó.