NOTIMEX
5 de enero de 2016 / 02:41 p.m.

Ciudad del Vaticano.- La visita apostólica a México, prevista para el próximo mes de febrero, será uno de los momentos más importantes para Francisco en este 2016, un año que se anticipa intenso para él.

Con motivo del Jubileo de la Misericordia, la agenda del Papa multiplicará sus actividades en el Vaticano y esto lo ha llevado a suspender todas sus giras dentro de Italia (incluso un viaje a Milán ya previsto para mayo).

Eso también ha propiciado que reduzca al mínimo sus viajes internacionales. Además de su paso por México, del 12 al 18 de febrero, sólo tiene considerada una gira por Polonia a finales de julio para participar en la Jornada Mundial de la Juventud que se llevará a cabo en Cracovia, del 25 al 31 de ese mes.
 
Fuentes vaticanas aseguraron a Notimex que no descartan la posibilidad de un viaje papal en la segunda parte del año, pero advirtieron que –de concretarse- sería “corto” y “cerca”, probablemente en un país europeo.

En contraparte, la Plaza de San Pedro acogerá un sinnúmero de actos. Entre otras cosas el Papa agregará una audiencia pública semanal por mes a las cuatro que ya realiza todos los miércoles, la cita será un sábado por la tarde.

Además Francisco presidirá diversos jubileos: en febrero lo dedicará a la “vida consagrada”, es decir religiosos y religiosas. El día 10 de ese mes enviará a los “misioneros de la misericordia”, sacerdotes que podrán perdonar incluso los pecados más graves, como el aborto.

En marzo se llevarán a cabo 24 horas de oración alrededor del mundo y el Papa se reunirá con jóvenes. En abril celebrará con los devotos de la espiritualidad de la Divina Misericordia. El 23 tendrá lugar un jubileo para adolescentes y el 5 de mayo una vigilia “para enjugar las lágrimas”, para quienes necesitan consuelo.

En junio, el 1, está previsto un encuentro con sacerdotes y el 10 otro con enfermos. En septiembre se espera una enorme multitud para la ceremonia en la cual será declarada santa la Madre Teresa de Calcuta.

Aunque no es oficial, se estima que la canonización tendrá lugar el día 2 de septiembre, en coincidencia con el jubileo de los voluntarios de la Misericordia.

Para el 8 de octubre se ha programado un jubileo mariano y para el 6 de noviembre una vigilia con reclusos, algunos de los cuales obtendrán permisos especiales para asistir a un acto con el Papa en la Plaza de San Pedro.

Otros momentos marcarán el año que comienza para el líder católico. Sobre todo el juicio por el “vatileaks 2”, el escándalo por la filtración a la prensa de documentos confidenciales que evidenciaron malos manejos y despilfarros en la Curia Romana.

Por ese caso están siendo juzgados en los tribunales civiles del Estado de la Ciudad del Vaticano el clérigo español Lucio Angel Vallejo Balda y la relaciones públicas Francesca Immacolata Chaouqui, ambos ex colaboradores cercanos de Bergoglio.

Con ellos también el secretario privado de Vallejo, junto con los periodistas Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, autores de los libros (“Via Crucis” y “Avaricia”) que sacaron a la luz los documentos reservados.

Actualmente el proceso se encuentra en una pausa durante la cual se realizarán pericias técnicas a algunos aparatos electrónicos, incluida una computadora. Los debates en el aula serán retomados probablemente en el mes de febrero.

Los imputados están acusados de robo y divulgación de documentos confidenciales, actos que son considerados delitos en el sistema judicial vaticano.

En 2016 el Papa deberá prestar atención a su proceso de reforma ya iniciado a las estructuras de la Santa Sede, con la mira puesta en la previsible fusión de algunas oficinas.

Por otra parte el mundo católico espera con interés una exhortación apostólica post-sinodal, un documento escrito por Francisco que retomará las conclusiones de la pasada asamblea del Sínodo de los Obispos, que se dedicó al tema de la familia y que estuvo envuelta en ásperas polémicas sobre temas delicados como el trato a los homosexuales o la situación de los divorciados vueltos a casar.