MULTIMEDIOS DIGITAL 
4 de marzo de 2016 / 02:12 p.m.

México.- Joaquín Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa, financió las campañas electorales de políticos mexicanos, y entró en dos ocasiones en los Estados Unidos para visitar a familiares en secreto, reveló su hija mayor Rosa Isela Guzmán Ortiz.

La mujer, de 39 años, hizo estas afirmaciones en una serie de entrevistas con The Guardian, con la previa autorización de su padre, y de acuerdo al este medio de comunicación "varios documentos confirman su identidad, entre ellos su certificado de nacimiento y su identificación oficial".

Rosa Isela acusó a políticos mexicanos de aceptar sobornos de su padre, y dijo que a cambio, los funcionarios permitieron sus fugas de dos de los penales de máxima seguridad en México.

Aseguró que su padre compró protección al más alto nivel, a través de reuniones con políticos mexicanos y sus representantes, e incluso estuvo en Estados Unidos en dos ocasiones, en una residencia que él mismo mandó comprar.

"Mi papá no es un criminal. El gobierno es el culpable", dijo.

En la entrevista, Guzmán Ortiz dijo que el capo había planeado pasar las riendas del cártel de Sinaloa a su medio hermano, Iván Archivaldo, pero fue traicionado por su socio, Ismael "El Mayo" Zambada... y por el gobierno mexicano que, dijo ella, rompió un acuerdo para proteger al "Chapo."

hija del chapo
El Chapo' con uno de sus nietos ,el hijo de su hija Rosa Isela Guzmán Ortiz | ESPECIAL

Pero la suerte de "El Chapo" Guzmán cambió finalmente en enero cuando fue capturado en Los Mochis tras siete meses de su fuga, por lo que fue enviado de regreso a la prisión de máxima seguridad de El Altiplano, la misma de la que se escapó en julio de 2015 por un túnel abierto en el área de su regadera.

"Sí, [había] un acuerdo que no respetaron. Ahora que lo atrapan dicen que es un delincuente, un matón. Pero eso no decían cuando pedían dinero para sus campañas. ¡Son unos hipócritas!".

La mujer atribuyó la captura de su padre a una traición por parte de los funcionarios mexicanos porque dijo que la familia estaba considerando hacer públicas las copias de los cheques, junto con los nombres de los políticos que aceptaron su apoyo.

Guzmán Ortiz opera una cadena de pequeños negocios en California y habla fluidamente el inglés. Ella se compara a sí misma con los narcojuniors, –expresión para los hijos de los capos de los cárteles que llevan una vida privilegiada–, pero asegura que todo el dinero que recibió de su padre estaba limpio: "Mis negocios son el resultado de mis propios esfuerzos", dijo.