EUGENIA JIMÉNEZ | MILENIO DIGITAL
20 de abril de 2015 / 09:50 a.m.

MÉXICO.- El sacerdote Alejandro Solalinde afirmó que a los integrantes del Viacrucis del Migrante 2015 se les consiguió un amparo para que ninguna autoridad los pueda detener ni deportar, la cual estará vigente hasta que concluyan los trámites iniciados, ya que algunos solicitaron refugio y otros buscarán empleo.

Al concluir la caravana que inició hace una semana en Oaxaca, consideró que se cumplió con su misión, pese a la agresión que sufrieron el jueves por la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración.

En conferencia en la Comisión de Derechos Humanos del DF, indicó que para obtener los amparos "hemos utilizado todos los recovecos de la ley para aprovecharnos de la normatividad y de las instituciones para apoyar nuestro legítimo caminar; nos hemos hecho escuchar siendo víctimas y demostrando con nuestro respeto a la agresión del gobierno que no acepta los derechos humanos".

Sobre una posible reunión en la Secretaría de Gobernación (Segob) comentó: "No acepté así como estaba planteada en la prensa, era muy impersonal, nunca me invitaron, ni tampoco nos dijeron con quién íbamos a hablar.

"No estamos dispuestos a platicar con cualquiera que nos tome la foto y para que ahora sí digan que respetan los derechos humanos, esa oportunidad no se las vamos a dar. Si vamos a entablar el diálogo, pero no un diálogo barato", agregó.

El cura anunció que el jueves regresará a la capital para sostener una reunión formal en la Segob.

"Nos esperaban como delincuentes, malhechores, terroristas, como problema de Estado y nos vamos con la frente en alto", aseguró.
La presidenta de la CDHDF, Perla Gómez, señaló que la capital es un corredor humanitario, donde no se les va a criminalizar.
.
Haydeé Reyes, de la dirección de Atención a Huéspedes Migrantes, informó que no pueden resolver la solicitud de empleo que hicieron algunos, ya que requieren un permiso que cuesta tres mil pesos y que el gobierno puede asumir si alguno es candidato.