9 de marzo de 2014 / 11:30 p.m.

México.-  La evidencia forense indica que un hombre muerto la madrugada del domingo en un tiroteo con fuerzas de la marina en el oeste de México era el líder del cártel de los Caballeros Templarios que había sido reportado muerto en 2010, informaron funcionarios.

Los funcionarios dicen que están a la espera de ADN pero aseguraron se trata de Nazario Moreno González. Ellos hablaron a condición de anonimato porque no están autorizados a hablar sobre la investigación que derivó el enfrentamiento en el estado de Michoacán.

La Secretaría de Marina y de Gobernación dijeron que en unas horas darán más información sobre el operativo.

La muerte de Moreno sería uno de los giros más extraños en la ofensiva armada contra el narcotráfico en la que dos de los capos más poderosos han sido capturados en el último año sin emitir un solo disparo.

Moreno, apodado "El Más Loco", habría cumplido 44 años el sábado, según información del gobierno. Lideró el cártel de La Familia cuando supuestamente murió en una batalla con la policía federal que se alargó hasta dos días en diciembre de 2010 en su estado natal de Michoacán. En aquel momento ningún cadáver fue recuperado, pero el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón dijo que había muerto y aseguró que tenía pruebas.

Habitantes del estado de Michoacán han dicho que han visto a Moreno desde que se anunció su presunta muerte. El estado de la costa mexicana del Pacífico ha estado atormentado por la batalla entre los Templarios y grupos de autodefensa.

De La Familia se formó el más cruel y poderoso cártel de Los Caballeros Templarios. Los dos cárteles predicaban doctrinas religiosas y morales mientras traficaban metanfetamina a los Estados Unidos y eran acusados de asesinatos, secuestros y extorsiones.

El rumor de que Moreno seguía con vida cobró fuerzas en los últimos meses. Cuando al procurador general de la República Jesús Murillo Karam se le preguntó recientemente, dijo que no podía confirmar o negar oficialmente porque no había pruebas concretas.

Después de su supuesta muerte, se forjó una imagen de Moreno como un héroe popular, al que dedicaban altares, mientras Los Caballeros Templarios propagaban su poder, adoptando la Cruz de Malta como símbolo.

Grupos de autodefensas cansados de la falta de acción del gobierno se han levantado en armas contra los Caballeros Templarios, diciendo que querían obtener los capos de los cárteles. Todos los líderes de las autodefensas han dicho que Moreno seguía vivo.

Su asesinato se sumaría a la captura del 22 de febrero del capo de la droga más poderoso de México, Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien en el puerto turístico del Pacífico de Mazatlán. Otro capo que fue detenido el verano pasado fue el jefe de los Zetas, Miguel Ángel Treviño.

Las tres operaciones se llevaron a cabo por las fuerzas de élite de la Armada de México

AP