MILENIO DIGITAL
20 de julio de 2017 / 04:24 p.m.

TORREÓN.- Un joven de 26 años que se metió a robar a una funeraria abandonada, murió asfixiado cuando quedó atorado en el ducto del aire acondicionado.

El cuerpo de Nery Francisco como fue identificado, estaba en completo estado descomposición, ya que tenía de 5 a 6 días que había fallecido y los malos olores alertaron a los vecinos.

El local ubicado en avenida presidente Carranza de la colonia La Constancia, se comunicaron con el Sistema de Emergencia 911, para reportar los olores desagradables.

Nery Francisco subió a la parte alta de la funeraria y por un ducto del aire se metió y este se atoró, por lo que ya no pudo salir con vida.
Fue tanta su desesperación que sólo logró derribar una rejilla y sacar un brazo.

La Procuraduría de Justicia de Coahuila informó que sus familiares lo buscaban desde este viernes por la noche.

Uno de ellos dijo a la policía que Nery había ingerido bebidas alcohólicas con un amigo, pero ya no lo vieron. Al preguntarle por Nery, se puso nervioso y contestó que no sabía dónde estaba.

Personal de periciales de la PGJE no pudo sacar el cuerpo, por lo que solicitó la presencia del Cuerpo de Bomberos para rescatar el cadáver.



dat