12 de mayo de 2015 / 09:00 p.m.

México.- El director del IMSS, José Antonio González Anaya, descartó que las vacunas contra la Hepatitis B fueran la causa de la muerte de niños en Chiapas y dijo que fue una contaminación externa la que causó las reacciones adversas en los 31 menores.

"Aunque solo han pasado 72 horas más o menos desde que ingresaron los niños y niñas al hospital tenemos resultados de cultivos que empiezan a arrojar presencia de contaminación externa local ajena al biológico, a la vacuna", dijo en conferencia de prensa.

González Anaya aseguró que las vacunas no estaban defectuosas ni químicamente mal, ya que fueron debidamente certificadas por la Cofepris.

Explicó que el lote de vacunas fue liberado por la Cofepris en octubre de 2014 y que desde esa fecha se han aplicado miles de dosis en otros lugares del país, sin que se registraran reacciones como las que provocaron que 31 niños del municipio de Simojovel, Chiapas, fueran hospitalizados.

"La Cofepris analizó estos lotes y liberó estos lotes en octubre del año pasado, lo cual dice que la vacunas fueron certificadas. Lo que nos permite dar la conclusión de que la falla no está en las vacunas, no están defectuosas o químicamente mal", explicó.

Dijo que de las muestras que recuperó la Cofepris de la clínica donde se encuentran internados los niños están bajo la norma de refrigeración, sin embargo, hay evidencia de que hubo contaminación externa local ajena a la vacuna, por lo cual continúa la investigación para determinar el tipo y origen de la bacteria.

"La contaminación viene de fuera, ya que se han encontrado ciertas bacterias, lo cual es coincidente con los cuadros clínicos de los niños que han estado hospitalizados", puntualizó.

Acerca del estado de salud de los niños, González Anaya informó que de los 24 menores que permanecían hospitalizados 10 fueron dados de alta este martes y los seis niños reportados como graves ya se encuentran estables.

El director del IMSS dijo que en sesión extraordinaria el Consejo Nacional de Vacunación determinó continuar con todas las acciones y campañas de vacunación en el país debido a que no hay ningún riesgo.

El 9 de mayo se reportó que dos menores de un año fallecieron y 29 fueron hospitalizados luego de recibir la vacuna BCG (tuberculosis, rotavirus y hepatitis B) en la comunidad de La Pimienta.