NOTIMEX
29 de agosto de 2016 / 06:16 p.m.

MÉXICO.- El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, refrendó que nadie está por encima de la ley y por lo mismo no se puede condicionar el derecho a la educación para atender intereses particulares.

En rueda de prensa luego de iniciar el Foro de Consulta del Modelo Educativo y la Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria, con las cámaras empresariales, lamentó que continúen las posturas que apoyen un movimiento que priva de este derecho a los niños del país.

Por lo anterior, reiteró la postura del presidente Enrique Peña Nieto de que “no hay condiciones para reiniciar ningún tipo de diálogo y por lo mismo no se va a reiniciar ningún diálogo hasta que no estén todos los niños de regreso en un aula”.

Tras aseverar que no se puede tomar a los niños como rehenes, reiteró que primero debe garantizarse que se dé el pleno regreso a clases y después analizar el que pueda continuar el diálogo, “esa es nuestra postura pues a lo que no estamos dispuestos es a negociar la educación de los niños y a negociar su futuro”.

Nuño Mayer
expresó a los padres de familia que están preocupados por la educación de sus hijos y que se ven afectados por este grupo de maestros disidentes que impide su retorno a clases, que “comparte su desesperación y enojo”.

Reconoció el impulso que tienen muchos padres de familia para abrir las escuelas, como en otros lugares lo han hecho, por ello insistió en hacer un llamado a las autoridades para continuar trabajando en hacer un esfuerzo para la reapertura total de los planteles.

Ante todo, esto debe ser privilegiando a la razón, por lo que reiteró su exhorto a los profesores que se mantienen renuentes a retornar a clases e iniciar el diálogo con una postura más madura y responsable, sin afectar a los niños.

En cuanto a la postura de algunos partidos de izquierda que han impulsado una iniciativa ciudadana y formación de un frente para echar atrás la reforma educativa, el titular de la SEP lamentó que se impulsen movimientos que dejen a los niños sin acceso a la educación.

“Es lamentable que en aras de un objetivo político se estén privilegiando los intereses de un grupo y se esté privilegiando una visión clientelar de la educación, y se apoye el regreso a un modelo donde había herencia y venta de plazas”, dijo.

“Para nosotros lo más importante es garantizar el derecho que tienen los niños a una educación y que estén en un salón de clases” para lo cual es indispensable continuar con esta reforma para transformar y cambiar este sistema plagado de vicios por uno que reconozca el esfuerzo y profesionalismo de los maestros.

Sobre los planteamientos de hacer algún cambio, advirtió que es indispensable echar a andar la actual reforma y dejar que empiece a dar sus primeros frutos, y a partir de ahí establecer un diálogo que ayude a que opere con plenitud.