MILENIO DIGITAL
1 de diciembre de 2016 / 08:05 a.m.

MÉXICO.- En el sexenio van más de 28 mil homicidios presuntamente vinculados a la delincuencia organizada, según un informe del área de inteligencia de la Procuraduría General de la República (PGR).

El documento, elaborado por el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información (Cenapi), arroja por primera vez una estadística de este tipo en la actual administración y tiene una fecha de corte a junio de 2016.

Solo en el bienio 2014-2015 se detectaron 15 municipios con las tasas de mayor incidencia, en los que 84.8 por ciento de los casos fueron clasificados por las autoridades como ejecuciones.

Se han detectado 13 estados del país que superan la media nacional de crímenes presuntamente consumados por el crimen organizado, una lista que encabezan Guerrero, Chihuahua y Sinaloa.

Destaca que a pesar de que las autoridades de la Ciudad de México rechazan la presencia de estos grupos en su territorio, el gobierno federal registra 237 homicidios relacionados a este tipo de células delictivas.

La estadística indica que los 28 mil 515 homicidios registrados desde el 1 de diciembre de 2012 hasta junio de 2016 muestran una tendencia a la baja.

En diciembre de 2012 se registraron mil 101 asesinatos; en 2013 la cifra llegó a 10 mil 50; en 2014 se ubicaron en 6 mil 799; en 2015 el número fue de 6 mil 965 y hasta junio de 2016 hubo 3 mil 600.

Hay entidades como Jalisco, que de 724 homicidios consumados presuntamente por el crimen organizado durante 2013, pasó a 431 en 2015, mientras que de enero a junio de este año registró 175 casos.

El Estado de México pasó de 799 crímenes en 2013 a 413 el año anterior, mientras que Tamaulipas que llegó a tener 616 homicidios bajó a 424 en el mismo periodo. Aunque en ambas entidades hay más de 200 denuncias en este año por lo que la tendencia puede alcanzar las cifras de 2015.

Mientras que existen estados como Colima en los que repuntó este fenómeno al pasar de 66 homicidios relacionados con la delincuencia organizada en 2014 a 151 entre enero y mayo de 2016. En tanto que Nuevo León, de 135 casos en 2014 a 152 en los primeros cinco meses de este año.