LUIS MORENO | MILENIO DIGITAL
7 de julio de 2015 / 01:59 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante el 2014 el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los refrescos significó una caída de 2.5 por ciento de las ventas, y la pérdida de mil 700 empleos, afirmó la Asociación Nacional de Productores de Refresco y Aguas Carbonatadas (Anprac).

En conferencia de prensa, el presidente del organismo, Jorge Terrazas Ornelas, agregó que este impuesto repercutió negativamente en los ingresos de siete mil 100 empleos en la cadena productiva del refresco.

Terrazas Ornelas dijo que 63.7 por ciento de los recursos que se recaudaron por este impuesto el año pasado provino del nivel socioeconómico bajo, por lo cual puede considerarse un gravamen regresivo e inequitativo.

El dirigente del sector refresquero dijo que a la fecha no han visto resultados de lo que se ha hecho con los recursos para el combate a la obesidad, lo cuál fue el principal argumento cuando se aprobó el impuesto.

El director de Anprac pidió a las autoridades recaudadoras hacer un análisis amplio sobre la viabilidad del impuesto para evitar mayores pérdidas de empleos en los siguientes años.