Daniela garcía | milenio digital
25 de marzo de 2015 / 12:32 p.m.

Pesquería.- Aprovechando la coyuntura de la llegada de cientos de coreanos a la entidad, los negocios, comerciantes y prestadores de servicios en el municipio de Pesquería han tenido que modificar su forma de hacer su trabajo, llegando incluso a promocionarse en el lenguaje de ese país.

Desde panorámicos en las avenidas, hasta anuncios de compra-venta en pequeños locales, están ahora escritos en coreano.

En el idioma extranjero se promocionan terrenos, maquinaria y prestación de servicios, para ofrecer a los originarios de ese país facilidades a la hora de comprender lo que se comercializa.

Pesquería es sede de la construcción de la planta armadora de vehículos Kia Motors, por lo que en el lugar se pueden observar ahora cientos de trabajadores procedentes de Corea del Sur –de donde es originaria la empresa-, quienes han empezado a aprender el idioma español, pero los comerciantes locales realizan también su oferta para los asiáticos.

Pesquería


Desde el municipio de Apodaca es posible encontrar anuncios en este idioma, donde se ofertan estadías en hoteles y comidas, pero una vez ingresando al municipio de Pesquería estos letreros se vuelven más numerosos, especialmente en los terrenos y predios que se encuentran vacíos y con posibilidad a compra o renta.

De igual forma se pueden encontrar letreros donde se publicitan servicios como renta de maquinaria pesada y de oficina, tanto en español como en inglés, con la leyenda: "Bienvenidos, proveedores de Kia".

Aunque se solicitó información al Instituto Nacional de Migración en su sede en el estado sobre la cantidad de coreanos que han ingresado a la entidad para realizar trabajos en la armadora no se recibió respuesta de éste, pero los últimos reportes que se tienen –de enero de este año-, indican que se esperaba la llegada de unos mil 600 trabajadores extranjeros.

ESPECIALMENTE HECHO PARA LOS COREANOS

En la carretera que conecta al municipio de Apodaca con Pesquería existen también letreros en el idioma originario de los trabajadores que han llegado desde Corea del Sur, sin embargo resaltan dos. Uno que promociona renta de bodegas bajo el nombre de Korea Town y otro que aparenta ser un restaurante de comida coreana.

Este último se encuentra dentro de lo que sería un pequeño centro comercial, de fachada blanca, con dos pisos de altura y una reja que impide el ingreso a su estacionamiento, la entrada es vigilada por un guardia de seguridad privada.

Como constató este mismo guardia, el centro comercial se encuentra cerrado para visitantes por el momento, hasta que se terminen los trabajos de construcción del restaurante en dos meses, aunque, el guardia agregó, solo podrán ingresar personas de procedencia coreana.