10 de noviembre de 2014 / 01:52 p.m.

México.- Los familiares de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos y diversas organizaciones civiles que conforman la Caravana #43x43. Ni un desaparecido más, aseguraron que aunque hay un hartazgo generalizado en la sociedad, su movilización no "pretende armar una revolución ni efectuar acciones incendiarias que violenten aún más el estado de derecho".

Tras recorrer 195 kilómetros, desde su salida de Iguala el pasado lunes 3 hasta llegar ayer al Zócalo de la Ciudad de México, la caravana enfatizó que su movimiento será pacífico, pero no por ello bajarán el nivel de sus exigencias.

"Este movimiento le apuesta a la paz y rechaza la violencia como método de lucha para transformar a la sociedad y al país. #43x43 considera que con paz podemos avanzar en seguridad y justicia, y que la violencia solo genera más violencia", expresó José Alcaraz, vocero del movimiento.

Afirmó que "aunque el Estado ha orillado a expresiones como la de anoche (contra la puerta principal de Palacio Nacional) y el incendio del Metrobús, la mayoría de los ciudadanos queremos paz".

Pero ello no significa, aclaró, bajar la guardia. Tenemos que elevar el nivel de la exigencia y del reclamo si es que queremos resultados.

2No basta con solidarizarse por las redes sociales, con marchar y lanzar consignas, debemos articular con humildad un movimiento nacional ciudadano que sea capaz de armar una agenda de transformación nacional que el Estado está siendo incapaz de proporcionar", dijo Alcaraz tras resaltar que de 500 manifestantes que comenzaron la caravana solo terminaron llegando a la caseta de Tlalpan 50, "por indiferencia o porque tienen miedo".

En tanto, Carlos Ventura, otro de los voceros del movimiento #43x43, señaló que sumaron a sus peticiones que se informe de manera puntual, con nombre y apellido, a quién pertenecen los restos hallados en las fosas clandestinas recientemente encontradas.

"Vamos a conformar un registro nacional de desaparecidos; existen por lo menos 28 mil personas en calidad de no localizados y sus familias ya están cansadas de luchar, de exigir, porque nadie las escucha", aseguró.

Ventura añadió que en diciembre se llevará a cabo un congreso nacional para diseñar una agenda en la que se establezca un nuevo pacto social "que impida el abuso de poder de los partidos políticos y de los gobernantes". Además, se planteará la posibilidad de destituir a legisladores e integrantes de los poderes Ejecutivo y Judicial "cuando incumplan con su misión de garantizar la seguridad de la sociedad".

Los inconformes rechazaron el informe de Jesús Murillo Karam, procurador general de la República, en el sentido de que las investigaciones apuntan a que los estudiantes desaparecidos fueron asesinados y calcinados y, por el contrario, exigieron que ahora se abran al escrutinio público los campos militares.

Los integrantes de la Caravana #43x43 salieron a las 8:30 de la mañana de la explanada de la delegación Tlalpan para dirigirse al Zócalo. Tardaron alrededor de 5 horas en realizar su recorrido, durante el cual reiteraron su exigencia principal: "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!".

Banderas nacionales teñidas de negro se ondeaban a su paso, y aunque se lanzaron todo tipo de consignas, los familiares y organizaciones fueron prudentes.

Los manifestantes entraron al primer cuadro de la ciudad por la calle 20 de Noviembre, en compañía de un contingente de motociclistas que de inmediato se retiraron. Todos sostenían con fuerza pancartas y fotos de sus hijos, hermanos, amigos, pese al evidente cansancio.

En mantas y pancartas escribieron:"Juicio y castigo a los responsables intelectuales y materiales de la desaparición" de los alumnos de la Normal de Ayotzinapa, "Ahora se hace indispensable la presentación con vida de los normalistas y castigo a los culpables", "Castigo a los asesinos. Ayotzinapa en pie" y "Fue el Estado".

Los manifestantes exigieron la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto, de Murillo Karam y del presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete.

FOTO: MilenioMILENIO DIGITAL/BLANCA VALADEZ