MILENIO DIGITAL
26 de diciembre de 2017 / 12:01 p.m.

DURANGO.- La tarde del 24 de diciembre justo en vísperas de Navidad, el niño Yander Axel de seis años, se encontraba afuera de la casa de su abuela en la calle Itrio de la colonia Luis Echeverría en Durango.

El menor tronaba cohetes y palomitas con otros niños del sector.

Tal vez por su edad o falta de pericia, el menor prendió uno de los artificios de fuego y le explotó en la cara, dejándole gravemente lesionado el ojo izquierdo, que prácticamente perdió.

De urgencia, se le trasladó al Hospital Materno Infantil de esta ciudad.

Por desgracia el niño pasó una pésima Navidad al igual que sus familiares. Esto a pesar de los exhortos constantes de parte de las autoridades, a no usar la pirotecnia como juguete y de los operativos que se han realizado en la ciudad para confiscar mercancía de este tipo.


ilp