MILENIO DIGITAL
9 de mayo de 2017 / 10:52 a.m.

GUADALAJARA.- Los soldados son ejemplo en la sociedad por su valentía, disciplina y amor a la patria, esos tres valores también los reflejan seis niños enfermos de cáncer que cumplieron su sueño de ser militares por un día.

Los heroicos soldados, que libran una guerra sin tregua todos los días contra la enfermedad que ha invadido sus cuerpos, llegaron puntuales a su cita al 14 batallón de infantería ubicado en la mojonera, municipio de Zapopan, Jalisco.

Los rostros de los niños se iluminaron al ver la primera sorpresa que los militares les tenían preparada: un uniforme confeccionado a su medida dentro de un locker metálico que en la puerta tenía su nombre y su fotografía.

FOTO: MILENIO DIGITAL
FOTO: MILENIO DIGITAL

Además de la vestimenta oficial del Ejército, los pequeños encontraron dentro una cantinflora y todos los demás utensilios que requiere un militar para ejercer sus labores.

Luego de ponerse el uniforme verde camuflado, los pequeños guerreros rindieron honores a la bandera, después, en su honor la banda de guerra interpretó una diana, para finalmente atestiguar el pase de lista de las tropas que se reportaron sin novedad.

Jesús Macías López, tiene 12 años, es originario del estado de Michoacán, pero desde hace un año un tumor maligno creció en su columna vertebral afectándole la movilidad de sus piernas y brazos.

FOTO: MILENIO DIGITAL
FOTO: MILENIO DIGITAL

El cáncer causó metástasis, los médicos le dieron pocas esperanzas de sobrevivir, pero gracias a su tenacidad la enfermedad retrocedió al grado de desaparecer.

“Me siento bien, nunca pensé estar aquí, me da mucha felicidad estar aquí porque muchos tíos me ayudaron a salir de mi enfermedad, los saldados nos invitaron, fueron a los hospitales y nos invitaron a todos nosotros a que viniéramos a este programa para que nos hicieran soldados por un día”, señala el menor.

Pero la experiencia de ser soldado por un día no fue la única buena noticia que recibió esta semana Jesús Macías, quien también fue notificado por su doctor que está prácticamente curado del cáncer que lo aquejaba.

Olga Lidia Macías López, madre de Jesús, agradeció el gesto de las fuerzas armadas y pidió que más niños sean invitados a vivir la experiencia de ser militares por un día: “me gustaría que vieran a los niños que realmente no pueden venir y que fueran hacerles un homenaje pequeño porque yo creo que a ellos también les encantaría hacer lo mismo que a nosotros, pero gracias a Dios que nosotros tuvimos la oportunidad”.

“Yo admiro a los militares porque son muy valientes y nos defienden, yo soy valiente por haber luchado contra mi enfermedad y salir adelante, tenía un linfoma pero ya sólo me faltan dos quimios para terminar con todo mi tratamiento”, dijo María Celeste Avala Camacho, quien sólo espera ser dada de alta para viajar con su familia a Estados Unidos, para conocer el parque de diversiones Disneyland.

El paseo será auspiciado por una asociación civil que apoya a familias de niños enfermos de cáncer.