MILENIO DIGITAL
14 de febrero de 2017 / 02:13 p.m.

HUEJUTLA, HIDALGO.- El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que México no vive una crisis económica, pero sí enfrenta un "momento de desafío económico", porque existe incertidumbre sobre lo que va a pasar con la relación del nuevo gobierno de Estados Unidos.

"Sí vivimos un momento de desafío económico, pero no tenemos una crisis económica, señor gobernador", señaló el jefe del Ejecutivo a Omar Fayad, mandatario de Hidalgo, quién en su discurso aseguró que México enfrenta "dificultades económicas".

Peña Nieto añadió: "Tenemos un momento de gran desafío porque tenemos escenarios de incertidumbre, particularmente en lo que va a pasar en la relación con Estados Unidos, que es nuestro principal socio comercial, pero lo que es un hecho es que varios indicadores nos dejan ver que el consumo interno de nuestro país está creciendo".

Por ello, el titular del Ejecutivo pidió "no dejarse guiar por aquellas voces que a fuerza nos quieren condenar a que estamos exclusivamente mal. Tenemos rezagos, tenemos retos, pero también tenemos importantes avances".

De gira por Huejutla, Hidalgo, el mandatario aseguró a beneficiarios de los distintos programas de Sedesol, con quienes sostuvo un diálogo interactivo, que no disminuirá el gasto en los apoyos que reciben, a pesar de que se hayan realizado recortes al presupuesto.

Dijo que de acuerdo con cifras del IMSS, enero pasado es el primer mes del año de toda la actual administración en el que más empleos se han generado, 83 mil, llegando a más de dos millones 400 mil trabajos creados en todo el sexenio.

Esta cifra, señaló, es superior a la alcanzada por cualquier otra administración federal en el país.

Peña Nieto señaló que con Estados Unidos "hemos tenido una relación histórica, de muchos años. Es nuestro vecino geográfico. Y aquí los gobiernos no podemos alterar y cambiar esa condición".

Resaltó que existe una gran relación binacional, "prácticamente en las comunidades de nuestra franja fronteriza, y la relación que tenemos entre ambas naciones está en distintos ámbitos. Vamos a trabajar al amparo de estos principios, que aquí he señalado con ustedes, de defender la dignidad de México, de ejercer la plena soberanía del país, para que, al final de cuentas, lo que depare en lo que construyamos en esta relación signifique ganar-ganar: que México gane y que gane la sociedad de Estados Unidos".

Peña insistió en que se entregará "en cuerpo y alma" por velar por los intereses de los mexicanos, donde quiera que se encuentren.

"Lo que yo he dicho lo vuelvo a reafirmar hoy, aquí con ustedes: El Presidente de la República, de verdad, se va a entregar en cuerpo y alma a defender los intereses de México. Nada por encima de ellos", expresó.