18 de diciembre de 2014 / 01:33 a.m.

La Ruana.- El comandante de la Fuerza Rural, Luis Antonio Torres, 'El Americano', negó que su grupo haya disparado contra el de Hipólito Mora y ser el responsable de la muerte del hijo de éste.

"A Hipólito le digo que sepa bien que nosotros solo respondimos a una agresión de la Gendarmería que estaba con ellos y nos disparaban a nosotros", dijo 'El Americano' en entrevista para MILENIO en La Ruana.

'El Americano' se presentó en la plaza principal de La Ruana y mostró su camioneta con impactos de calibre superior al de los rifles R15 que utiliza el grupo de Mora y la Fuerza Rural.

El integrante de la Fuerza Rural acusó a la Gendarmería de haber disparado a su camioneta blindada para intentar matarlo. Dijo que su grupo no abrió fuego contra el de Hipólito Mora ayer en La Ruana y sostuvo que ellos repelieron las agresiones.

"La Gendarmería nos tiró y nosotros quedamos en medio del fuego. El problema es que el retén de la Gendarmería está junto al de Hipólito y su gente".

Denunció que el enfrentamiento entre su grupo y el de Hipólito Mora solo beneficia a Los Caballeros Templarios y a su líder Servando Gómez Martínez, 'La Tuta', quien sigue prófugo.

"No hay diferencias con Hipólito. Nosotros no fuimos a provocarlos a ellos, queríamos que se fuera la Gendarmería, que pusieran retenes militares. Pero los Gendarmes se acomodaron con Hipólito y ellos ya saben cómo actúan. Nosotros no pensábamos que ya estuvieran acomodados".

Pidió a Alfredo Castillo, comisionado para la seguridad en Michoacán que cumpla con la petición de colocar retenes militares y retire los de Gendarmería. A Hipólito Mora, a su vez, le dijo "no somos animales para que no nos duelan nuestros muertos y por causa de él, la Gendarmería se unió para atacarnos".

'El Americano', integrante de la Fuerza Rural, rinde esta tarde declaración ante ministerios públicos de Apatzingán y Lázaro Cárdenas que se trasladaron a La Ruana.

Ambos grupos velarán a sus muertos en La Ruana a menos de un kilómetro de distancia unos de otros, una vez que la PGJM entregue los cuerpos.

 

FOTO: Jorge Carballo

LILIANA PADILLA