12 de diciembre de 2014 / 02:37 p.m.

Ciudad de México.- Adán Cortés, el mexicano que irrumpió en la ceremonia de la entrega del Nobel de la Paz, afirmó que no se considera un héroe y que lo que hizo fue para que el mundo volteara a ver a México.

A través de su cuenta de Facebook, el hermano de Adán, Austin Nitzar Cortés, dijo que durante la madrugada de este viernes lograron comunicarse con el joven estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

"A las 3:30 de la mañana tiempo de México, finalmente hemos podido establecer comunicación con mi hermano, él se encuentra perfectamente bien y en estos momentos ya cuenta con un abogado quien le brindará apoyo y le dará seguimiento a su caso", escribió en su perfil de Facebook.

En la red social, Austin Nitzar afirmó que su hermano "no busca ningún protagonismo en este movimiento", ya que es de todos. Por lo que Adán pidió que se dejen de hacer preguntas en torno suyo y mejor se cuestione la situación actual del país.

"Mi acción en la ceremonia no fue para que el mundo me viera a mí, sino para que voltearan a ver a México, y esto no fue únicamente por Ayotzinapa, es Atenco, el Halconazo, el 68 hermano, son muchos abusos, represión e impunidad por parte del poder y yo también !Ya me cansé!", dijo Adán a su hermano cuando hablaron.

Asimismo, mandó agradecer a todos los que lo han apoyado.

Adán Cortés Salas, de 21 años, fue detenido por la policía noruega luego de que irrumpiera en la ceremonia en la que se entregaba el premio Nobel de la Paz a la joven pakistaní Malala Yousafzai, a quien se le acercó con una bandera de México en las manos.

Ayer, el hermano de Adán informó que una persona que decidió guardar su identidad, pagó una multa de 15 mil coronas noruegas, equivalentes a 30 mil 300 pesos, y fue puesto bajo custodia de las autoridades migratorias de Noruega.

FOTO: APMILENIO DIGITAL