NOTIMEX
30 de agosto de 2016 / 05:25 p.m.

MÉXICO.- Ante la cerrazón de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y después de un intento de diálogo para acabar con el conflicto magisterial, hay firmeza en la decisión de que primero deben estar todos los niños en clases, y luego considerar dialogar, manifestó Aurelio Nuño Mayer.

Tras señalar que hay que ser consistentes en la transformación educativa, el secretario de Educación Pública aseguró que esta situación se enfrentará con paciencia y tolerancia, pero con gran determinación, y garantizó que si se retoman los diálogos con la CNTE, los resultados serán transparentes.

En la segunda reunión plenaria de los diputados del partido Encuentro Social, Nuño Mayer dijo que hay apoyo de millones de mexicanos y padres de familia, por lo que ratificó que no se dará ni un paso atrás en la implementación de la reforma educativa.

Señaló que se avanza en la recuperación de la rectoría del Estado en materia de educación, ante las resistencias de quienes no quieren perder privilegios como la venta y herencia de plazas, y que defienden un sistema con vicios, corporativismo y clientelismo.

El funcionario federal señaló que el sistema educativo ya no proporcionaba las herramientas que requieren niños y jóvenes para enfrentar el siglo XXI, las escuelas estaban descuidadas en su organización e infraestructura y los maestros no basaban su carrera en el mérito.

El sistema dejó de cumplir con la función de la educación como motor del progreso social, aseveró el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Ante eso, abundó, era fundamental un cambio profundo y radical del sistema educativo, por lo que ahora se sabe cuántos planteles hay y cómo está su infraestructura, para lo que ya se invierten 50 mil millones de pesos para dejar en condiciones de dignidad más de 33 mil escuelas.

El secretario de Educación expresó que si este proyecto no avanza México tendría un futuro complejo, “pero con el impulso a la reforma educativa se tiene la oportunidad de atender la vieja deuda de romper la desigualdad y la pobreza con educación de calidad”.

Se avanza en la reorganización de las escuelas; la profesionalización del magisterio; la equidad y la inclusión; la revisión del Modelo Educativo, y la nueva gobernanza.

Luego de reconocer a los maestros que permanecen en las aulas, planteó que la reforma es uno de los grandes proyectos de la democracia mexicana, que se logró con amplios consensos de los congresos tanto federal como estatales.

Aurelio Nuño reiteró, además, que próximamente se presentará el nuevo programa de tabletas en las primarias, luego de que se realizó una profunda revisión del mismo.

En este marco, el funcionario federal reiteró que no se negociará el futuro de los niños y jóvenes, y que con la transformación educativa se garantizará el derecho de los niños a tener educación de calidad.

A su vez, el coordinador del partido Encuentro Social en la Cámara de Diputados, Alejandro González Murillo, expresó el apoyo de su partido a la reforma educativa.